Herbalife de Honduras continúa con sistema de pirámide prohibida en EE.UU.

Frente a la crisis económica y la poca oferta de empleo, algunas compañías se aprovechan de la necesidad de los hondureños.

2913
Herbalife
Herbalife no siguió los acuerdos y continuó operando con las mismas políticas en Honduras.

SAN PEDRO SULA. Con un edificio sin rótulo que lo identifique y carteles en las calles, Herbalife recluta y opera en Honduras bajo un sistema que fue penado en Estados Unidos

El año pasado, Herbalife fue demandada  por estafar a sus empleados en Estados Unidos.

Luego de un publicitado juicio, Herbalife fue condenada a pagar una millonaria indemnización. También fue obligada a cambiar sus métodos de ventas y reclutamiento.

Lea también: Herbalife pierde 200 millones de dólares por engañar clientes

Pero, ¿cómo recluta personal la empresa en Honduras, después de que su reputación quedase en mal tras la demanda en Estados Unidos?

A través del testimonio de una persona que, por respeto a su integridad y seguridad personal, llamaremos como Jorge, Tiempo Digital conoció las tácticas que utilizan los empleados de Herbalife en Honduras.

TESTIMONIO 

Jorge estaba en su hogar cuando un amigo le envió la fotografía que tomó a un cartel, pegado a un poste en una calle de San Pedro Sula.

El cartel decía lo siguiente: ‘Excelente Oportunidad’, medio tiempo o tiempo completo, varias áreas, ambos sexos, con o sin experiencia, mayor de 18 años. INTERESADOS LLAMAR AL TELEFONO 3244-3866.

Cartel encontrado en una calle de San Pedro Sula.
Cartel encontrado en una calle de San Pedro Sula.

Así que Jorge decidió llamar al número y se contactó con una persona que se identificó como Rodolfo Gonzales.

En primera instancia, Rodolfo se negó a proporcionar información sobre puestos disponibles y el nombre de la organización.

Él, únicamente, respondió: ‘El nombre de la compañía no puedo dárselo, pero puedo decirle que es una empresa seria. Para lo demás tendría que venir a la entrevista’.

Jorge aceptó ir a la entrevista. La dirección proporcionada por el agente fue: Barrio Guamilito, 2da calle, entre 7 y 8 avenida; media cuadra abajo de Óptica Boyel. Es un edificio verde y al frente hay una casa de madera amarilla.

Sin embargo, fue difícil dar con el lugar, pues no tiene ningún tipo de rótulo que lo identifique pero pudo guiarse gracias a la ayuda de una señora. La dama casualmente estaba esperando a su hija que también llegó a buscar empleo.

Al entrar al lugar, la sala de espera estaba repleta de personas pero Jorge decidió anotarse y esperar a que llegara su turno.

Las instalaciones de Herbalife en Barrio Guamilito; sin ninguna señalización de la compañía.
Las instalaciones de Herbalife en Barrio Guamilito; sin ninguna señalización de la compañía.
PINTORESCAS OFERTAS

Minutos después entró junto a los otras personas que iban con la ilusión de encontrar un empleo. A pesar de que se citó a la 1:00 p.m., la conferencia empezó a la 1:40 p.m.

Jorge dice que no fue una entrevista de trabajo. «Se trataba de una inducción a un negocio del cual ninguno de los asistentes sabía si quería formar parte», comentó.

Pero por respeto, él se quedó en el lugar a escuchar a los reclutadores de Herbalife.

Los empleados de Herbalife subieron al escenario a hablar sobre la empresa y a explicar qué productos comercializaban. Ellos lo llamaron ‘alimentos nutritivos’.

Asimismo, hablaron de los beneficios de pertenecer a la compañía. Ofrecían viajes pagados al exterior, premios de lujo por ser buen empleado y ganancias elevadas por entrenar a otras personas.

A eso ellos le llaman ‘pirámide’ y se trata de que si se entrena a una persona, yo obtengo el 5 % de sus ganancias. Y si esa persona que yo entrené, entrena a otros dos más, yo también seguiré ganando el 5 % de cada uno, explica Jorge

Muchas de las personas que estaban en el lugar no habían escuchado de la compañía. De 20 personas, solo 10 conocían de Herbalife y su reputación.

Algunos de ellos se mantuvieron entusiasmados hasta que, luego de 40 minutos en la conferencia, dijeron que para iniciar se debía comprar unos materiales, cuyo costo era de 39 dólares.

ASISTENTES SALIERON DEL LUGAR

Luego de varios testimonios de cómo sus vidas habían cambiado al empezar a laborar con esa compañía y otros que presumían de sus viajes, sueldos y premios, se pidió que los ‘invitados’, quienes eran los entrevistados, pasaran al escenario.

Pues les revelarían con qué agente pasarían para firmar el contrato y realizar todo el proceso respectivo para empezar a laborar para esta compañía.

En ese momento, nuestro testigo decidió abandonar el lugar y junto a él, varias personas que le siguieron, pues no estaban de acuerdo con la oferta de empleo.