FAO: Honduras figura entre los cinco países con más hambre en América Latina

1322
hambre en Honduras
El ranking del hambre de la FAO, lo lidera Bolivia con el 19,8% de su población subalimentada, país que es seguido por Nicaragua con el 16,2%, Guatemala 15,8% y Honduras con el 15,3%.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Honduras ocupa el cuarto lugar entre los cinco países con más hambre en América Latina, según el estudio «La seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo», elaborado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y otras agencias.

En ese sentido, el ranking del hambre lo lidera Bolivia con el 19,8% de su población subalimentada, país que es seguido por Nicaragua con el 16,2%,  Guatemala 15,8% y  Honduras con el 15,3%.

De acuerdo con la FAO, en términos generales, el hambre retrocedió significativamente en América Latina. Sin embargo, hay un sólo país de la región donde aumentó en la última década y ese es Venezuela. A efecto de eso, la organización internacional señala que en los últimos diez años, la carencia crónica de alimentos en Venezuela creció de un 10,5% a 11,7%. Lo anterior, producto de una de sus peores crisis económicas y políticas de los últimos años.

Cabe señalar que la dificultad para conseguir alimentos es la principal causa que motiva a los venezolanos a escapar de la crisis.

Le puede interesar: Familias del Corredor Seco mueren de hambre; Gobierno no atiende llamado de auxilio 

FAO: Hambre creció por tercer año consecutivo

Por otro lado, la FAO confirmó que en América Latina y el Caribe el hambre creció por tercer año consecutivo. Lo anterior, comparando 2017 con 2016, el número de personas subalimentadas en la región aumentó en 400.000 a más de 39 millones. Esa es la cifra de personas subalimentadas que se maneja actualmente.

Asimismo, la FAO apunta que Latinoamérica tiene un nivel de desnutrición aguda infantil del 1,3 % de su población, dicho porcentaje equivale a 700.000 niños menores de cinco años y que está muy por debajo del promedio global.

Igualmente, el documento de la FAO revela que el retraso en el crecimiento de los niños (desnutrición crónica) también se ha reducido. Eso, porque cayó desde el 11,4 % en 2012 al 9,6 % en 2017.

Es preciso mencionar que estos los dos resultados anteriores son positivos dentro de un escenario regional severamente desalentador.