En finca hallan cuerpo semidegollado en Masaguara, Intibucá

260
semidegollado
El cuerpo del occiso fue encontrado en una finca de café.

INTIBUCÁ, HONDURAS. El hallazgo del cuerpo de un hombre semidegollado se reportó este día en horas de la tarde, en un sector de la zona occidental del país.

El hecho se suscitó en la aldea Guaspololo, en el municipio de Masaguara, perteneciente a este departamento. El infortunado respondía en vida al nombre de José Pablo Aguilar, de 35 años de edad.

El cuerpo del infortunado fue encontrado en los predios de una finca, ubicada en la aldea antes mencionada. Al parecer, este fue atacado con un arma blanca tipo machete.

Personas que cruzaban por el lugar se percataron que el cuerpo sin vida estaba ahí. Por lo cual, alertaron a la Policía Nacional que de inmediato, varios de sus miembros se trasladaron al lugar.

Autoridades

Los elementos policiales verificaron lo que acontecido y procedieron acordonar la escena para poder proteger evidencias. De igual forma, agentes de la Dirección Policial de investigación (DPI) para realizar las indagaciones pertinentes al caso.

Los agentes mencionaron que no tienen pistas de él o los responsables de cometer el crimen. De igual forma, dijeron que hasta el momento desconocen las razones por las cuales le quitaron la vida a José Aguilar.

Lea también: Sujetos con indumentaria de la DPI ejecutaron masacre en Puerto Cortés

Por su parte, un equipo de Medicina Forense se presentó al sector, para realizar el levantamiento del cuerpo con bases a ley. Luego lo trasladaron hacia la morgue judicial de Tegucigalpa.


Antecedente

Siempre en este mismo departamento,  sábado tres de febrero en horas de la noche, se confirmó la muerte de tres hombres pertenecientes a la misma familia tras ser atacados con un hacha, registrando así una nueva masacre en Intibucá.

Las víctimas se identificaron como Evelio Sánchez, Cornelio Sánchez y Fruderman Sánchez.
Aunque se informó que son de la misma familia, se desconoce su parentesco así como sus edades y demás datos.

Preliminarmente se manejó que el hallazgo de sus cadáveres ocurrió en la carretera que conduce a Nueva Esperanza; exactamente en una montaña de la aldea Agua Caliente en San Francisco de Opalaca, Intibucá.