Guatemala: El PP era un cártel y estos empresarios, sus socios

Éste es el tsunami que les habíamos vaticinado. El MP y la CICIG de Guatemala, acaban de mostrarnos que el sistema estaba podrido de corrupción e impunidad, dice revista de aquel país.

1506
Álvaro Mayorga, expresidente de la Cámara de la Construcción, uno de los aliados del cártel del PP. Foto: CGN.

Fuente: Revista Nómada, de Guatemala-POR MARTÍN RODRÍGUEZ PELLECER Y GABRIEL WOLTKE / 3 JUNIO, 2016

Álvaro Mayorga, expresidente de la Cámara de la Construcción, uno de los aliados del cártel del PP. Foto: CGN

Esta frase la publicamos el 16 de julio de 2015, hace once meses, cuando la CICIG hizo un informe académico sobre los partidos políticos y cómo Guatemala funcionaba con la siguiente premisa: La corrupción es la unificadora del sistema político guatemalteco.

Pues ahora pudo demostrarlo penalmente. Con facturas, con movimientos bancarios, con interceptación de comunicaciones, con bienes muebles e inmuebles, testigos, con todo. Y está encarcelando, persiguiendo y juzgando a los responsables de haberse enriquecido por medio de la corrupción a costa de que el resto de guatemaltecos tuvieran menos recursos para salir de la pobreza y tener vidas dignas.

Otto Pérez y Roxana Baldetti, en 2012. FOTOS: CARLOS SEBASTIÁN
Guatemala: Otto Pérez y Roxana Baldetti, en 2012.
FOTOS: CARLOS SEBASTIÁN

No era sólo el Estado el podrido, son los grandes empresarios

“No tenemos el gobierno que merecemos, tenemos el gobierno que somos”, escribió una vez el periodista Andrés Zepeda. Lo escribió para retratar al gobierno de izquierda de Álvaro Colom y Sandra Torres de la UNE, acusado de comprar a los votantes con programas sociales (y también de hacer grandes, grandísimos negocios corruptos).

El PP, el partido de la alianza conservadora de militares y grandes empresarios que gobernó Guatemala entre 2012 y 2015, no tenía la corrupción como un negocio paralelo o marginal que se excusaba con salvar a los pobres. Era una máquina de captar dinero de grandes empresas del mercado, lavarlo para que pareciera legítimo, gastarlo desde el Estado para que las grandes empresas recibieran su retorno de inversión y los políticos pudieran enriquecerse más.

Vamos a repasar los casos más importantes revelados por una profunda investigación de fiscales del Ministerio Público y de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala, ejecutados de una manera magistral por policías del Ministerio de Gobernación. Es un gran trabajo, muchas horas de desvelos y de riesgos, de guatemaltecos y extranjeros. Una gran colaboración de testigos arrepentidos y un gran trabajo de investigación para demostrar con evidencias científicas todos testimonios.

1. El gran constructor del CACIF

Álvaro Mayorga, expresidente de la Cámara de la Construcción, uno de los aliados del cártel del PP. Foto: CGN.
Álvaro Mayorga, expresidente de la Cámara de la Construcción, uno de los aliados del cártel del PP. Foto: CGN.

El nombre Álvaro Mayorga Girón no dice mucho al público. Pero es un gigante dentro del sector privado. Fue el presidente de la Cámara de la Construcción del CACIF, la patronal, durante el gobierno del Partido Patriota.

Además, es socio y representante legal de CONASA, la constructora aliada de Cementos Progreso, una de las 8 empresas más grandes de Guatemala. ¿La nueva carretera privada que une el Sur y el Norte de la Ciudad de Guatemala? Pues es de Conasa. ¿Y de dónde obtuvo Conasa capital para esa inversión? Pues siendo socia del cártel del Partido Patriota. Recibieron Q550 millones en contratos durante el gobierno después de financiarlos ilegalmente.

Sus socios Tejada –que son socios de otras megaempresas del G-8–, deberían pronunciarse. El actual presidente del CACIF, José González, y el expresidente de la Cámara, Pelayo Llarena, deberían pronunciarse sobre su colega con el que compartieron directivas en la Cámara de la Construcción. Cementos Progreso debería pronunciarse.