Guardiola no puede ganar la Supercopa

180

Wolfsburg, Alemania- El Wolfsburgo se adjudicó ayer la Supercopa alemana en los penales (0-0, 5-4) en un partido en el que debutó el último fichaje del Bayern Múnich, el centrocampista chileno Arturo Vidal.

El jugador chileno saltó al campo en el minuto 73 sustituyendo al español Thiago Alcántara.

El Bayern Múnich, que buscará a partir del próximo fin de semana un cuarto título consecutivo de la Bundesliga, se adelantó en el marcador en el inicio del segundo tiempo con un gol del holandés Arjen Robben (50).

En el tramo final del partido, el Wolfsburgo, campeón de la Copa, fue a por el empate que forzase los penales (no había prórroga) y lo logró por medio del delantero danés Niklas Bendtner (89) al rematar un gran centro del belga Kevin de Bruyne.

El encuentro comenzó con un ritmo trepidante y a los tres minutos el polaco Robert Lewandowski tuvo la primera ocasión para marcar a favor del Bayern Múnich.

El Bayern pudo sentenciar poco después por medio de Thomas Müller (65), pero en el tramo final el Wolsfburgo se lanzó a por el empate y forzó los penales, ya que en el reglamento de la competición no está contemplada la prórroga.

Falla Xabi Alonso
En la tanda decisiva, Vidal anotó el primero para su equipo, pero Xabi Alonso falló el segundo, que a la postre sería decisivo ya que los Lobos anotaron sus cinco lanzamientos.

El técnico del Bayern, el español Josep Guardiola, sigue sin poder sumar el único trofeo alemán que falta en su palmarés, después de haber caído por tercer año consecutivo.

SEPALO
Es el primer título de Supercopa para el Wolfsburgo, segundo en la pasada Bundesliga y campeón de la Copa.