Guanaja, un lugar de excepcional belleza

737

GUANAJA- Esta isla del archipiélago hondureño, mundialmente conocida por sus playas color turquesa y arrecifes, posee todo un abanico de atractivos que ningún turista debe perderse.

Diario TIEMPO hizo un recorrido en la pequeña “Venecia hondureña” y le presenta algunos de los lugares excepcionales de Guanaja que nadie debe dejar de visitar.

El número uno sin lugar a dudas es la Villa Dunbar Rock, edificada sobre una gigantesca roca.

A partir de 2016  la Villa Dunbar Rock estará disponible exclusivamente para los hondureños que deseen aprovechar el denominado “Feriado Morazánico”, según anunció su administrador, Denis Midence.

El Dunbar Rock posee cómodas habitaciones con doble ducha, helipuerto, un pequeño bosque, una piscina extrema en su segundo nivel y en los próximos días iniciará la construcción de tres cascadas. El buceo profesional es su principal servicio.

El hotel Graham Place, el más grande de la isla, da la bienvenida a los visitantes con un acuario de tortugas Carey, donde además conviven gran variedad de peces de mediano y gran tamaño, mantarrayas y caracoles. Aquí se disfruta de una variedad de platillos y bebidas nacionales y extranjeras. En sus tranquilas playas se puede practicar pesca artesanal o paseos en kayak.

Para los que prefieren no exponerse tanto al sol y gustan más del agua dulce, el hotel Island House es el sitio perfecto. Aquí su propio administrador los guía hacia dos hermosas cascadas, una se ubica a 5 minutos de la playa y la otra está aproximadamente a 45 minutos, subiendo la montaña. En este lugar también pueden encontrar el servicio de buceo profesional.

En el muelle principal de Guanaja se encuentra un comedor que ofrece a los turistas unas suculentas fritas. Su propietaria, “Mis Debra”, atiende personalmente y ofrece al público desayunos cuyos precios varían desde los 20 hasta los 60 lempiras. “De todas partes de Honduras me encargan fritas y yo las envío a través del ferry”, cuenta Debra Ann Dixon, quien comenzó su negocio hace 12 años.

Para los amantes del mar están las playas Dina’s Beach, Love Beach y Soldado. Los alrededores de estas playas, de color turquesa, los adornan arrecifes que se aprecian a simple vista gracias a sus cristalinas aguas.

En Guanaja ningún visitante puede marcharse sin antes recorrer la comunidad Mangrove Bight, la más antigua y la que mantiene hasta en un 90 por ciento las raíces y costumbres de la isla.

Aunque la mayoría de turistas prefiere los mariscos, en Guanaja también se encuentran puestos de venta de baleadas, cuyos frijoles son preparados con chile cabro, a precios que varían desde los 7 hasta los 20 lempiras.

Las pequeñas poblaciones que conforman “Los Cayos”, accesibles solo a través de lanchas, son otro de los atractivos de la isla. Por las noches las luces de las viviendas se proyectan en el mar.

Guanaja ofrece hoteles de primer nivel, pero en el centro de la isla también hay alojamientos de hasta 650 y 750 lempiras por habitación.

SEPALO
6 cascadas en total tiene Guanaja

POBLACIÓN
Guanaja cuenta con una población aproximada de 8 mil personas.

foto 2
El hotel Island House ofrece cabañas y su bar-comedor, construido dentro del mar, espera a los turistas con una variedad de platillos locales y bebidas nacionales y extranjeras.

foto 3
Gracias a “Los Cayos”, Guanaja es conocida como la “Venecia Hondureña”.

foto 4
Las fritas de Mis Debra son el platillo preferido y que más recomiendan los locales a los visitantes.

foto 5
Un paseo a pie por la comunidad Mangrove Bight, donde mejor se han conservado las costumbres y tradiciones de la isla.

foto 6
Las playas de Guanaja están adornadas no solo por árboles de coco sino también por frondosos pinos.

foto 7
Puestos ambulantes de pastelitos de pescado o baleadas con frijoles con chile cabro se encuentran en muchas esquinas.

foto 8
La gran mayoría de hoteles en Guanaja ofrecen el servicio de buceo profesional. Los turistas reciben su certificación.

foto 9
La Villa Dunbar Rock, construida sobre una roca, es uno de los más grandes atractivos de la isla. La villa tiene reservaciones cubiertas hasta para septiembre de 2016.