«Groenlandia no está en venta y no hay más que hablar»: Dinamarca responde a Trump

371
Una imagen del lago Aasivissuit ñ nipisat, en Groenlandia.

La primera ministra danesa, la socialdemócrata Mette Frederiksen, ha querido poner punto final al debate sobre la supuesta compra de Groenlandia por parte del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Luego ha recordado que Groenlandia «no está en venta».

La jefa del Gobierno danés desde hace algo menos de dos meses ha subrayado que se trata de una «discusión absurda».

«Kim Kielsen (el ‘premier’ groenlandés) se lo dejó bien claro», ha explicado Frederiksen. Sus declaraciones fueron recogidas por la cadena pública danesa DR.

«Groenlandia no está en venta y no hay más que hablar. Por otro lado, hay muchas otras cosas sobre las que nos gustaría hablar con Trump», ha asegurado la socialdemócrata.

«Groenlandia no es danesa. Groenlandia es groenlandesa. De verdad que espero que esto no sea algo que (Trump) diga en serio», ha insistido.

A principios de septiembre, el líder estadounidense viajará al país escandinavo, pero según la primera ministra las conversaciones se centrarán en la situación del Ártico. «Este es un tema cada vez más importante para la comunidad internacional. Queremos una mayor cooperación con Estados Unidos«.

Hace apenas unos días, después de la plémica, el profesor de la Universidad de Groenlandia.

Rasmus Leander Nielsen explicaba al diario danés ‘Jyllands Posten’ que, además, esta transacción es imposible.

«Simplemente, no existe la posibilidad de que Dinamarca venda Groenlandia». Es, según Nielsen, una decisión que correspondería a Groenlandia y no a Dinamarca, ya que se trata de un territorio autónomo que desde 2009 gestiona todas sus competencias, salvo en materia de política exterior, monetaria y defensa, que sí dependen de Copenhague.

«Y la Ley de Autonomía de 2009 de Groenlandia establece claramente que los groenlandeses son su propio pueblo», insiste.

Harry Truman

Antes de esto, ya otro presidente quiso comprar la enorme isla: Harry Truman (1945-1953) ofreció 100 millones de dólares en oro a Dinamarca por Groenlandia, una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial, tal y como recuerda ‘The Washington Post’.

Lo hizo después de haber ocupado la isla para evitar una posible invasión nazi, después de que los alemanes entrasen en suelo danés, situación que se prolongó hasta el final de la guerra. En 1951, Estados Unidos construyó en Groenlandia la estratégica base aérea de Thule, con gran importancia durante la guerra fría.

Dinamarca rechazó la oferta, y desde 2009 es oficial que solo los de Groenlandia pueden decidir lo que hacer con Groenlandia. No obstante, años atrás, en 1868, el Departamento de Estado estadounidense publicó un informe sobre el interés de los recursos de Islandia y Groenlandia, en el que sugerían la importancia estratégica de la ubicación de la isla danesa.

Junto a sus recursos naturales, Groenlandia era un objetivo ideal para ser adquirida.