El Gobierno italiano presentó este jueves una nueva reforma del deporte nacional. El mismo prevé, entre otros aspectos, nuevas medidas para castigar las formas de violencia en los eventos deportivos.

Lo hizo durante un acto celebrado en la Aula Magna del centro de preparación olímpica Giulo Onesti de Roma; en el que se explicó cómo el Gobierno tendrá más facilidad para castigar a los que se identifiquen como responsables de actos violentos en recintos deportivos tanto en Italia como fuera del país transalpino.

Los recientes casos de violencia ocurridos en los prolegómenos del partido liguero Inter de Milán-Nápoles del pasado 26 de diciembre. Llevaron a las autoridades italianas a tomar unas rápidas medidas para reglamentar mejor este delicado aspecto.

El encuentro de fútbol mencionado registró unos graves accidentes en sus prolegómenos que provocaron la muerte de un aficionado, atropellado por una furgoneta fuera del estadio de San Siro, en Milán. Además, durante el duelo, parte de la hinchada del Inter entonó unos cánticos racistas contra el defensa senegalés Kalidou Koulibaly.

Con la nueva reforma del deporte, el Gobierno tendrá mucha más facilidad para castigar a los responsables con el denominado “Daspo”. La prohibición de acceder a los recintos deportivos.

Sociedad

El Gobierno presentó además una nueva sociedad, llamada “Deporte y Salud”, que se ocupará directamente de la gestión y del control de los fondos económicos. Mismos que se otorgan a las varias federaciones deportivas del país.

El subsecretario para la Presidencia del Gobierno, Giancarlo Giorgetti, con competencias en Deporte; aseguró en su intervención que habrá una inversión mínima de 408 millones de euros por año para fomentar el crecimiento del movimiento.

“Es una reforma que no está hecha en contra de alguien, esto tiene que estar claro. Habrá la garantía de recursos económicos; para el sistema deportivo que nunca serán menos de 408 millones de euros por año. Es una cantidad que puede aumentar si el movimiento se desarrolla”, dijo Giorgetti, en declaraciones difundidas por los medios locales. EFE