Periodista herido desmiente versión del INP: bus no llevaba reos, solo militares

575
Geovanny Sierra
Geovanny Sierra, periodista del medio de comunicación "Une Tv".

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Geovanny Sierra, el periodista de «Une TV» que resuló herido anoche durante un enfrentamiento, reveló a Diario Tiempo Digital lo sucedido durante el ataque.

Inicialmente, el comunicador desmintió la versión del Instituto Nacional Penitenciario (INP) que afirma que a lo interno del autobús (propiedad de la institución) había ocho privados de libertad.

«Reos no iban, solo iban militares», confirmó Sierra a Diario Tiempo Digital, a la vez que aseguró que no era casualidad la presencia del mismo en esa zona.

«En ese bus estuvieron transportando militares en horas de la mañana para que pudiera resguardar, porque ya se sabía de la marcha», agregó.

Lea también: VÍDEO: así fue el enfrentamiento entre simpatizantes de LIBRE y agentes policiales

El ataque

La noche de ayer se suscitó un enfrentamiento entre simpatizantes del partido Libertad y Refundación (Libre) y presuntos militares a bordo de un autobús del Instituto Nacional Penitenciario (INP).

El hecho se originó debido los seguidores de LIBRE realizaban una protesta por el aniversario del presunto fraude electoral del año 2017. Durante el ataque, resultó herido el periodista Geovanny Sierra.

Por su parte el INP emitió un comunicado en el que asegura que los agentes dispararon en señal de defensa.

Asimismo, aseguran que los simpatizantes de Libertad y Refundación intentaban liberar a ocho presuntos reos que iban a bordo de la unidad. Versión que desmintió el comunicador herido.

«¡Me van a pegar un tiro!»

Minutos antes de ser atacado, Geovanny Sierra asegura que pensó: «solo estoy yo aquí, me van a pegar un tiro».

Y en efecto sucedió lo que temía, su brazo derecho fue blanco de uno de los presuntos militares que dispararon en el ataque. «En el momento que empiezan con la represión a tirar las bombas lacrimógenas andábamos cuatro periodistas y dos camarógrafos», relató.

«Nos dispersamos, yo corro hacia la derecha y mis compañeros se van hacia la izquierda; cuando escucho las detonaciones, comienzo a grabar un Facebook Live», continuó diciendo.

Sierra asegura que estaba ubicado frente a la verja de la Corte Suprema de Justicia cuando iniciaron a lanzar bobas lacrimógenas.

Luego de ello, se movilizó a otra zona, siempre actuando en el ejercicio de su profesión. Luego, «salgo corriendo sin dejar de transmitir y me tiro al suelo pensando que el bordo de la acera me va a cubrir».

«Lastimosamente mi celular tira una luz al transmitir y al ver ellos la luz, fui presa fácil y sentí un impacto en mi hueso, me quebró el codo», dijo.

En relación a las aseveraciones del INP sobre una presunta intención de los protestantes por agredir el autobús, Sierra también las desmintió.

«Yo estoy grabando y se ve que absolutamente nadie está agrediendo el bus», aseguró el periodista. «Hay un momento que solo estamos el bus y yo; y en medio del bus no hay nadie, salvo mi camarógafo que está en una esquina».

Condición médica

Hasta horas de la mañana de hoy, el comunicador estaba en «observación» y su brazo había sido inmovilizado con un «fijador externo» (aparato utilizado para una estabilización ósea cuando se producen fracturas).

Sierra fue sometido a una cirugía, sin embargo, el comunicador detalló que el especialista aún no determinaba si sería necesaria una segunda intervención.

El profesional de las comunicaciones relató que su familia estaba consternada con el hecho, por lo que le pidieron que se retirara de sus labores. Sierra sostiene que su trabajo es lo que le apasiona y no aseguró que pensara retirarse de los medios.

Medidas 

«Voy a agotar las instancias nacionales para que se descubra qué fue lo que pasó, por qué dispararon, si yo estoy tirado en el suelo; no represento ninguna amenaza», advirtió Sierra.

En ese sentido, Geovanny tiene la convicción que las autoridades nacionales no tomarán las medidas pertinentes. Pero espera «que quede ese precedente, no solo por mí, si o por el futuro del periodismo, hoy fui yo, mañana puede ser otro», puntualizó.

Asimismo, indicó que podría haber represalias por parte de la persona que se sienta afectada con las acciones que emprenderá.