Funerarias y cementerios excluidos del Plan de Manejo de Cadáveres por COVID-19

746
plan de manejo de cadáveres
Desde hace varios días las funerarias han denunciado que los han excluido del Protocolo de Manejo de Cadáveres.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. La Asociación de Funerarias de Honduras ha denunciado que pese al Plan de Manejo de Cadáveres aprobado por el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (SINAGER), tanto a ellos como a los cementerios, los excluyen y se niegan a brindarles, capacitación, insumos y salvoconducto. ¿Quién se hará cargo del proceso?

El Plan de Manejo de Cadáveres se aprobó para asegurar un correcto tratamiento, traslado y entierro de los muertos por COVID-19. Sin embargo, dos de los involucrados esenciales, los están dejando por fuera.

La denuncia fue realizada por Edwin Lanza, de la Asociación de Funerarias, quien apuntó que han demandado capacitación al Gobierno y no hay respuesta. Sumado a ello, más de 60 miembros de su organización ya no tienen insumos para hacer el proceso.

No están pidiendo insumos regalados, simplemente un lugar dónde adquirirlos, pues no expondrán al personal. Además, desde que inició la crisis por COVID-19, el Gobierno aseguró que permitiría trabajar a las funerarias. No han cumplido.

El problema es que la ausencia de insumos no solo es para tratar cadáveres de fallecidos por COVID-19, sino para el resto de la población. ¿Ya no existe el derecho de sepultar con dignidad a un pariente?

Lea también – JOH a responsables de compras sobrevaloradas: «Les haré rendir cuentas»

Riesgo de contagio de COVID-19

Ante la exclusión de las funerarias y cementerios del Protocolo de Manejo de Cadáveres familiares se han visto obligados a trasladar los cuerpos y cavar tumbas de sus parientes.

«Se dio un caso el fin de semana en una clínica privada donde falleció una persona de la tercera edad y se solicitaba al personal del hospital para que nos diera la constancia de fallecimiento. Sin embargo, no la querían dar y los familiares ya estaban con el cuerpo», relató Lanza.

La persona había fallecido bajo sospechas por COVID-19. Al final entregaron el cadáver pero su familia se vio obligada a trasladarlo. El riesgo de contagio aumenta, puesto los ciudadanos no conocen el protocolo.

No es el único caso. En la zona norte, una persona tuvo que quedar en el depósito de una funeraria y durante la noche los familiares cavaron la tumba.

«Cómo van a abrir una fosa en la noche, se está sometiendo a la ciudadanía a una presión terrible por desconocimiento del manual», apuntó.

Cabe destacar que recientemente, SINAGER ordenó a las alcaldías buscar terrenos aptos para fosas comunes y en diferentes partes de Honduras se instalan contenedores para mantener cadáveres de muertos por COVID-19.

¿Acaso ya no tendremos la posibilidad de enterrar a nuestros parientes con dignidad? Todo apunta a que el Estado se hará cargo de todo el procedimiento. Pero sin el apoyo de funerarias y cementerios, ¿bajo qué condiciones y dónde se realizará?


🔹 Suscríbete gratis a más información sobre el #COVID-19 en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: bit.ly/whatsapptiempo