«Fue un error haber rayado el carro de Salvador Nasralla»: Jorge Zelaya

3635

TEGUCIGALPA. Hace unos días se le hizo una entrevista al periodista hondureño Jorge Zelaya, entre lo más controversial fue el tema de su pleito con Salvador Nasralla.

Así comienza la entrevista:

¿A qué aspira como periodista?

Aspiro a tener siempre la simpatía, aceptación y el cariño de la gente. Para mí eso es fundamental, es muy importante, y, desde luego, percibir un ingreso que me permita vivir dignamente, ahora ya solo con mí esposa, porque mis hijos tienen mayoría de edad y solo estamos con los dos menores, que aún no han salido de la Universidad y viven en los Estados Unidos.

Aspiro a tener una vida tranquila, relajada, tener el reconocimiento de la gente en el sentido de que todo lo que hago siempre en mi profesión, lo hago de buena fe. Nunca intentando perjudicar, ni molestar a nadie. Es una profesión bastante difícil, pero en mi profesión es lo que yo aspiro, andar tranquilo, solo, no tener los problemas que algunos compañeros tienen, y dicen “No puedo ir a tal lado”, porque es de la resistencia o es de los “blanquitos”. He procurado siempre en el transcurso de mi vida tener una conducta que me permita tener la aceptación de todos los sectores.

Transmitir siempre los hechos intentando hacerlo como son, como ocurren y no como yo quisiera que fueran.

¿Qué pasó en Televicentro?

Son ciclos que se cierran y terminan. Tuve casi 16 años, y tengo una excelente relación con el señor Ferrari, con el licenciado Villeda, con todos los ejecutivos. Les hable del presidente y vicepresidente de la compañía. De hecho sigo siendo dirigente del Olimpia y estoy muy agradecido por ese aprecio y salí en buena lid, definitivamente.

Cuando salí electo regidor, hubo una propuesta de trabajar en otro medio de comunicación que me quedaba primero, cerca de donde iba a trabajar como regidor. Tenía que cumplir con mis funciones como tal y sentí que era un buen reto, cuando conversé con el señor Ferrari, habían bajado un poco las encuestas en relación al trabajo que estaba desarrollando, entonces, uno entiende esas cosas, son normales, lo platicamos.

Dejé el noticiero, incluso hace poco, antes de entrar a Tv Azteca Honduras, participé en la Teletón como que si fuera empleado de Televicentro, como te digo, sigo teniendo una excelente relación y un agradecimiento muy especial para con ellos.

Sigo llegando a Televicentro, casi todos los lunes por la noche, porque hay sesiones del Olimpia. El equipo está bien posicionado. Lo que pasa es que mi hijo, salió la oveja negra, salió Motagua. Entonces, siempre le ganamos. Tres de mis hijos son Olimpia y solo el Motagua.

No descarto, honestamente, volver a Televicentro, aun cuando me siento bien en este nuevo proyecto, la intención, como lo he dicho, es estar muchos años como estuve en Radio América y en TVC, porque uno debe tener estabilidad. A parte a la edad que tengo, pues el que haya salido esta oportunidad debo darle gracias a Dios y a los ejecutivos que han pensado que uno puede servirles.

¡Cuéntenos sobre su salida de Hondured!

No tengo ningún problema, porque realmente hubo una conversación con el dueño de la empresa, con don Víctor Bendeck. Hubo un buen ofrecimiento en aquel momento y no se cumplió.

Mas bien, lo digo con toda modestia, no había conversado antes sobre este tema, pero invertí incluso de mí dinero y no se me ha cumplido. La empresa no cumplió, incluso esperé hasta el último día de salir para presentar una demanda. Jamás he tenido problemas de ese tipo con nadie, entonces, cuando me dijo el abogado Raúl Pineda que se cumplían los términos, porque no me pagaban, realmente no sabía. Presenté una demanda en el ministerio deTrabajo, luego me decía el licenciado Bendeck que retirara la demanda para pagarme. Retiré la demanda y a esta altura sigo esperando. Uno no pierde la esperanza, ni la fe, porque fue un trabajo que yo hice.

Me dolió mucho, porque siempre he tenido una buena relación con don Víctor y que haya terminado de esa manera, hice todo lo posible por tratar de sacar adelante el proyecto de la empresa. Solo estuve un año, me hubiese gustado estar más.