Sin censo depurado ni nueva identidad, el fraude 2021 «ya va en marcha»: Larios

La ineficiencia del Registro Nacional de las Personas (RNP) brindaría las condiciones para un nuevo proceso electoral con poca o nula transparencia.

513
fraude electoral 2021
14 partidos políticos están inscritos para participar en las elecciones 2021.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Con un censo viejo, sin depuración, y una tarjeta de identidad indeterminada, así encamina el Registro Nacional de las Personas (RNP) el proceso electoral para 2021, uno que prometen, será transparente.

Expertos políticos aducen que estamos de cara a las elecciones y con tan poco tiempo no se puede hacer mucho para corregir estos problemas. Por lo que, consideran, que el proceso dejará «mucho que desear y mucho que desconfiar».

Lea también – Incapacidad del RNP: Censo no estará listo para las primarias, opinan políticos

En comunicación con Diario TIEMPO Digital, el asesor político, Julio Larios, dio a conocer su postura sobre los acuerdos a los que ha llegado la Comisión Nacional Electoral del Congreso Nacional (CN) en relación a la votación con nueva o vieja tarjeta de identidad.

Y es que, en los últimos días, se informó que los ciudadanos hondureños podrían ejercer el sufragio en los comicios internos con la actual tarjeta de identidad o el nuevo Documento de Identificación Nacional (DNI).

Debido a que, se determinó que el RNP no tendría listo el enrolamiento de la población mayor a los 18 años antes de finalizar el mes de diciembre.

En tal sentido, el acuerdo no fue bien recibido por todos los partidos políticos; ya que, manifiestan, dará paso a una gran serie de irregularidades en los comicios a desarrollar el 14 de marzo de 2021.

Podría interesarle: En medio de dudas por nueva identidad, desembolsan $39 millones al RNP

«Es un proceso que definitivamente no genera ninguna confianza, que tiene que ser intervenido y revisado por la oposición verdadera. Por nosotros dirigiendo un equipo técnico que depure eso», expresó Larios. Al tiempo que mencionó que, será difícil controlar que las personas voten solo una vez.

No obstante, el problema mayor reside en los ciudadanos que ejercen el sufragio en nombre de los muertos y, sobre todo, en los compatriotas que viven en el extranjero y que no pueden realizar su derecho democrático.

¿Qué sucede con los votantes fallecidos?

Larios explicó que depurar el Censo Nacional Electoral es algo que trae muchas complicaciones. Actualmente, ante la ineficiencia del RNP, ya no está en sus manos sino en las de los mismos hondureños.

«Lo que sucede es que la Ley de Registro Civil dice únicamente que el familiar puede inscribir al muerto»; por lo que «el censo electoral que maneja el Consejo Nacional Electoral, solo ha sido de los familiares» que han ido a registrar a sus difuntos.

Agregando que, aunque las instituciones tengan conocimiento de los decesos, no existe todavía una ley que los habilite para dar de baja del Censo Electoral, de forma automática, a todas estas personas muertas.

«Hemos reportado nosotros que hay muertos votando y el número de muertos es alrededor de entre 400 y 500 mil».

«Hay que emitir una legislación inmediata que permita al RNP tomar todos los registros. Pero, por qué no quieren hacerlo», cuestionó.

Asimismo, dijo que «si sacamos la lista de todos los fallecidos desde 1994 hasta el 2019» se podría ver que hay muchos que votaron en las elecciones pasadas. En consecuencia,  «habría que ver de qué partidos son, en qué primarias votaron. Esto es un fraude que ha estado como forzado y se ha ido perfeccionando con el tiempo y ahorita está a reventar».

Larios sugirió que, otras de las vertientes es censar a los connacionales que viven fuera del país; refiriendo que lo que se busca es evitar tener muertos votando y que los que están en Estados Unidos ejerzan su derecho.

«Toda la lógica de la legislación y de los procedimientos de enrolamiento, están hechos para que la diferencia de votos sea mínima y que ellos puedan manejar en un fraude», advirtió el político.

Además: Personas revividas y hasta nacidos en 1502 hallan en base de datos del RNP

Por su parte, el diputado por el Partido Innovación y Unidad Social Demócrata (PINU-SD), Guillermo Valle, externó que «hay que gente que falleció hace más de 15 años a los que ni siquiera les han extendido el acta de defunción; y puede ser que están usando las tarjetas de esas personas que sí fallecieron para hacer fraude».

«Creo que es una buena opción que las personas puedan utilizar la tarjeta de identidad vigente y el documento de Identificación Nacional nuevo. Pero, con el cuidado de que no se duplique la votación».

Siendo del criterio que, el país debería proporcionar el DNI lo más antes posible; sin dejar de lado, su postura de que el gobierno nunca tuvo el interés de tenerlo listo. «No tenían intención en actualizar y depurar el censo», recalcó.

Las irregularidades no se pueden evitar

El asesor político, Julio Larios, fue directo al indicar que «hay cosas que no se pueden evitar, que ya van en marcha. Lo que tenemos que ver es cómo quedan los movimientos internos, quiénes quedan, qué problemas hay. Tenemos que asegurarnos que en las generales todos estos problemas estén debidamente resueltos».