Opinión de Francisco Tosi: La economía de la economía mejora las expectativas

15
Francisco Tosi, economista.

Por Francisco Tosi. Si se pudiera dejar de lado la ideología y los intereses igual el planeamiento económico sería imperfecto. Porque se trata de predecir el comportamiento humano colectivo.Sabemos lo complejo que es predecir nuestro propio comportamiento ante situaciones nuevas (como son todas las futuras aunque se parezcan a las presentes). En actividades tan dispares como el fútbol y los negocios tenemos sobrados ejemplos que nos explican que la planificación se hace como ejercicio pero después es el día a día el que refleja las decisiones. Pero la pregunta sigue siendo válida en la economía aplicada a la sociedad también llamada economía política.

De hecho en Argentina hay gran cantidad de planes hechos al mínimo detalle que nunca se aplicaron. Todavía recuerdo cuando pregunté en un ministerio donde estaba haciendo un trabajo circunstancial de procedimientos administrativos sobre unas grandes carpetas llenas de polvo que apenas se veían sobre el techo de una gran estantería. Me contestaron que era el plan Argentina 2020 de aplicación a la competencia de ese ministerio. O sea nadie lo tenía en cuenta. Eso había sido pagado con préstamo internacional durante ese mismo gobierno.

Pero no por eso hay que dejar de hacer el detalle porque la economía política depende mucho de las expectativas. Estas son esencialmente de dos orígenes, apoyadas por gran cantidad de votos o por fuertes intereses. En el primer caso las expectativas son grandes porque hay apoyo de votos. Esto puede coincidir o no con los interese. Ya se imagina como termina si no coincide o se opone. ¿Quiénes son los intereses? Los que manejan el dinero principalmente, luego los que forman opinión y, a veces, la conjunción ideológica más o menos espontánea de la propia sociedad.

Aunque esto ha caído mucho en los últimos años. El segundo caso es el de los intereses fuertes. En este caso se genera un círculo virtuoso si estos más o menos se ajustan a las necesidades de la sociedad. Pero como en el presente y más en el futuro con la digitalización y la conectividad la sociedad aumenta su demanda de bienestar, en consecuencia de consumo y de disponibilidades, normalmente entra en conflicto con los intereses y el Estado (con el jefe de gobierno a cargo y su equipo elegido) debe arbitrar.

Cuando el gobierno ha sido elegido y los intereses son los que son y existen (nacionales y extranjeros) y las expectativas no solo no mejoran sino empeoran la situación genera malos síntomas. El primero es la depresión general a través de la pérdida de confianza en la moneda, que se transforma en la moneda mala y eso dispara un vértigo vicioso donde todo parece empeorar.

¿Qué hacer para mejorar las expectativas sin entregarse a prometer lo imposible para ganarse un tiempo con la sociedad ni regalarse a los intereses que luego tomarán inexorable su retorno? Ya hemos visto que ambos caminos empeoran la cosa. Nuestra historia después de la crisis mundial de 1929 lo enseña. Intentamos mejorar pero no resultó. Éramos mejor economía que Italia, España, Corea y algunos vecinos nuestros por lejos y ahora se nos dio todo vuelta.

Urge entonces aumentar las expectativas. Aquí aparece otro dilema esencial. Ir de a poco o ser disruptivo. Obviamente quien es parte de la sociedad política y económica que nos llevó a esta decadencia tiende a ir de a poco. Aunque declamen en público revoluciones, fundaciones o en contrario gradual ismo e imperceptible cambios de rumbo. A mi modo de ver ese tiempo y modo fracasaron.  Por lo tanto creo que habría que mostrar señales reales de reforma haciendo reformas. Podrán ser en “emergencia económica” (que es donde estamos) o con acuerdos políticos partidarios que quienes quieran firmen y quienes no se manifiesten. Sobre esa base luego se puede ir al detalle del cierre de los números. Como se sabe la economía política es dinámica. Por lo tanto la reducción de ingresos es siempre real y el aumento es siempre potencial. Pero eso es la expectativa. Propuesta, acuerdo, ejecución. Obviamente lo que ya es favorable como la política en energía renovable, extracción de gas y petróleo se fortalece.

Son estas líneas de acción:

  1. Reducir el IVA a 16% en una primera etapa de seis meses y 10% un año después.
  2. Eliminar el impuesto al crédito y débito bancario de inmediato y obligar a bancarizar todas las transacciones (no es muy difícil muchos países lo han hecho). Con eso se reduce mucho la informalidad. Eliminar
  3. Eliminar todo el sistema de obras sociales sindicales y pasarlo al de salud pública en un plazo no mayor a 180 días independientes de su judicialización. Pasar los aportes al sistema de salud pública.
  4. Disponer la facilitación de mutuales o sociedades socorros mutuos o bien cooperativas para la salud para su constitución en caso de disponerlo los solicitantes.
  5. Permitir la existencia de sindicatos múltiples por categoría y por empresa.
  6. Eliminar todos los impuestos internos que no tengan una función de promoción de la salud y solo sean recaudatorios (como los de automotores).
  7. Instruir al BCRA de mantener (y si es necesario por ley) un nivel del dólar o de la moneda nacional un 30% devaluada respecto al promedio en términos reales desde 1870.
  8. Hacer acuerdos bilaterales con naciones avanzadas para promover el comercio. En el caso de UE Mercosur intimar plazos para su firma. Establecer acuerdos con Fondos soberanos (Noruega, Qatar, China) para financiar infraestructura con las garantías que se discutan en el Congreso.
  9. Promover el agronegocio, minería sustentable, pesca y agroindustria regional que ya con el tipo de cambio y la infraestructura van a tener estímulo.
  10. Eliminar todos los negocios políticos o de criterio fiscalista que afectan al consumo (y por lo tanto la inversión) como registros automotores, garbado de autopartes, vtv anual, certificación de chasis con cedula verde y notificaciones de venta con el pasamanos del 08 en trámites simples por internet y en periodos razonables. Promover la autocertificaciòn y no insistir con continuas presentaciones de originales, certificaciones notariales y otras presuntas seguridades.
  11. Eliminar la franquicia de viaje y las limitaciones por compras por internet al exterior como en todos los países y aumentar los controles de grandes bases de datos para evitar ilícitos.
  12. Publicar en sitios digitales todos los movimientos del presupuesto y las registraciones contables de todas las reparticiones públicas en todos los niveles sobre todo las sociedades del estado y mixtas. En todo aquello en que el Estado (o sea la sociedad y la disposición de sus impuestos) participa se debe publicar a la consulta de todos.
  13. Aumentar la alícuota del impuesto a la renta y el patrimonio hasta el 50%, tanto de sociedades como de personas físicas siempre atentos a la universalidad. Eliminar el criterio fiscalista de la falta de actualización de los montos como modo de imponer pseudo ganancias que no son tales. La ganancia mínima anual imponible debe ser superior a los 70.000 usd y el patrimonio superior a 300.000 usd y de allí progresivo y se debe mantener en dólares o a valor UVA. Dejarlo en pesos es solo un engaño a la confianza.
  14. Mantener el actual esquema arancelario (eliminando impuestos internos que nos sean orientados a la salud y eliminar todas las normas que afecten a la calidad o seguridad de los productos. Esas solo perjudican al consumidor).
  15. Cubrir con rapidez todas las plazas vacantes en la justicia y permitir cada vez más que tribunales administrativos diriman causas civiles y comerciales y administrativas contenciosas. Publicar al conocimiento de todos nosotros, los desempeños de todos los jueces.
  16. Redistribuir todos los trabajadores de la administración pública en todos sus niveles allí donde se necesitan. Por ejemplo en el análisis de la competencia, cuotas de exportación que se incentiven a las empresas, nivel de calidad y seguridad al consumidor, educación y formación, salud.
  17. Promover la construcción de viviendas sociales e infraestructura básica con un arranque pagado por el Estado y luego participando a los propios vecinos y moradores.
  18. Fijar un régimen de control de asistencia en el sector público tan estricto como en el privado. Controlar las licencias. De la misma manera publicar en internet los índices de cada repartición en todos niveles y publicar la de lo que lo niegue o no mantenga actualizado.
  19. Hacer conocer las remuneraciones de todos y cada uno de loa que trabajan en el Estado en todas sus jurisdicciones y cualquiera sea la razón de su nombramiento (político, sindical, administrativo, contratado, asesor ad honorem.
  20. Financiar los primeros tres años de este plan con garantías reales a los que nos presten el dinero (Fondos Soberanos, Instituciones Internacionales, etc.).

Solo sabiendo lo que está en juego se tomará en serio y la gente, la sociedad, que es una de las dos generadoras de las expectativas controlará los intereses, que a su vez, desearán que las cosas funcionen.