26.8 C
Honduras
domingo, octubre 17, 2021

Fracasó el “No están solos”, la promesa incumplida tras Eta e Iota

SAN PEDRO SULA, HONDURAS. Miles de familias de la zona norte se aferraban a la esperanza de que el cierre de la temporada ciclónica 2020 marcara también el final de la pesadilla que Eta e Iota dejó en sus hogares, en sus colonias y sus vidas.

«No están solos«, empezó a resonar como una promesa de resurgir de entre el lodo y los escombros pero la operación que anunciaron con bombos y platillos a finales de noviembre de 2020 no cumplió a miles de hondureños que vivieron más de 5 meses sumidos en el caos.

Desde febrero de 2021, los líderes de la operación daban por terminada la labor de limpieza en el Valle de Sula y con orgullo subían fotografías celebrando su triunfo. Pero algunos residentes La Lima y San Pedro Sula pintaban un panorama muy diferente.

«Qué grande les quedó esa frase», publicaron con tristeza sampedranos que reportaron que a días de finalizar marzo, residentes de varias etapas de la colonia Morales seguían viviendo y despertando en una zona «fantasma».

Toneladas de lodo, pertenencias destruidas y hasta agua estancada mantiene los hogares de muchas familias sepultados e inhabitables. Las peticiones en medios de comunicación y redes sociales parecían no llegar a un gobierno que hablaba del éxito de la «Operación Limpieza», mientras ignoraban el llamado de auxilio de los vecinos del sector Morales, «La Playita«, Fe y Esperanza y la Filadelfia.

«Aquí sí estamos solos»

«Nuestra gente de la MORALES todavía a estas alturas sufriendo la indiferencia de nuestras autoridades esperamos se agilicen los trabajos en estas colonias y que nuestra gente deje de padecer este calvario», denunció la página Soy Chamelecón.

En la publicación adjuntaron una serie de fotografías que describían la magnitud del daño: pasajes intransitables, viviendas a las que es imposible entrar por las capas y capas de lodo seco, agua estancada y casas a punto de venirse abajo.

Residentes del lugar, de la colonia Morales 1, 2 y 3, denunciaron que en la calle que conduce hacia Chotepe también parecía un solo río. «Aquí sí estamos solos«, comentó uno de los ciudadanos afectados.

Mientras un usuario expuso un vídeo que mostró un panorama desolador, como si se tratara de un sitio inhabitado y en ruinas. «Así estamos en la Morales 1, esta es la realidad a todo un 15 de marzo del 2021«, escribió, mientras otra persona agregaba que «la maquinaria brilla por su ausencia».

«Estamos abandonados por el gobierno, totalmente abandonados«, lamentó el presidente del patronato de la colonia Morales el 28 de marzo.

Muchos murieron en «La Playita»

En el sector «La Playita», el río Chamelecón se llevó todo, y parece que con él arrastró los esfuerzos de los líderes de «No están solos» que ni siquiera hicieron acto de presencia en una de las zonas más afectadas del norte de Honduras.

Las familias lo perdieron absolutamente todo y a la fecha muchos ni siquiera lograron «desenterrar» sus casas porque la maquinaria nunca llegó. Otros se resignaron, se negaron a ver su colonia en esas condiciones y no regresaron. Los que se quedaron tuvieron que afrontar todo solos.

El pastor Saúl Argueta, uno de los líderes que gestionó el apoyo para ese sector, relató a TIEMPO Digital que nunca había escuchado de la Operación «No están solos». Él estuvo luchando al lado de los afectados y relata que allí no llegaron.

Pero los ciudadanos no se quedaron de brazos cruzados y con sus fuerzas, con sus recursos y aún con esperanzas iniciaron la labor de limpieza. La tardanza, la falta de apoyo «nos afectó», dijo el pastor Argueta con pesar.

El líder religioso contó que asumir la limpieza por su cuenta empeoró la salud de muchos residentes; algunos se contagiaron de COVID-19, otros fueron presa de enfermedades por las inundaciones o aguas estancadas, o sucumbieron al cansancio, y murieron.

«La Playita» perdió mucho más que decenas de casas y pertenencias, la falta de apoyo también les arrebató vidas valiosas.

Aun así, todos, juntos, siguen luchando por salir adelante sobreviviendo con las ayudas que llegan a iglesias locales o líderes religiosos. El pastor Saúl añadió que del gobierno no recibieron ni donaciones ni limpieza, los abandonaron.

Más noticias

Últimas Noticias

Abrir anuncio

Close
error: Contenido Protegido