FOSDEH: en el presupuesto del 2019 se tendrá “más de lo mismo”

89
FOSDEH
De acuerdo a Ismael Zepeda, miembro de dicha institución, la dinámica de la administración pública se ha vuelto rígida. Sobre todo en el gasto, lo que hace que en los últimos años el presupuesto general este comprometido.

TEGUCIGALPA-HONDURAS. A criterio de economistas del Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (FOSDEH), “se tendrá más de lo mismo” en el Presupuesto General de la República que será aprobado para el 2019.

De acuerdo con Ismael Zepeda, miembro de dicha institución, la dinámica de la administración pública se ha vuelto rígida. Sobre todo en el gasto, lo que hace que en los últimos años el presupuesto general esté comprometido. Eso, en la erogación de grandes cantidades de recursos, como ser, para el pago de sueldos y salarios, así como en el pago del servicio de la deuda que Honduras mantiene.

“No se toman decisiones para poder aminorar la burocracia porque es una gran carga que ha sido negativa. Las instituciones públicas son demasiado obesas que no permiten un buen funcionamiento. No se ha hecho nada sobre lo que hablan de simplificación administrativa, aminorar pasos, entre otros métodos”, señaló Zepeda.

Nota relacionadaFinanzas: de más de L. 261 millones será el Presupuesto General para el 2019

Zepeda: “otra rigidez del presupuesto es el pago de la deuda”

En ese sentido, explicó que otra de la rigidez que tiene el presupuesto es el servicio de la deuda. Lo anterior, por el sobreendeudamiento que tiene el país, el cual pasa los 10 mil millones de dólares. Eso, en cifras oficiales; pero en cifras del FOSDEH supera los 16 mil millones de dólares.

“El pago anual que se hace a la deuda abarca en el presupuesto del 2019 más de 40 mil millones de lempiras. En el 2018 se aprobaron unos 34 mil millones; es decir, que tendrá un aumento de más de seis mil millones de lempiras para el próximo año”, reveló.

Indicó que lo anterior se debe a que se tiene vencimiento de deuda y gran parte de la deuda contraída en los últimos años se ha comenzado a pagar, lo que hace que dicho compromiso se convierte en la principal secretaría de Estado, superando a salud, educación y a la misma partida de Seguridad-Defensa.

“La rigidez en sueldo, en la deuda y en las cubrir necesidades en salud, educación, seguridad y defensa, así como la inversión pública y productiva, se está dando por endeudamiento. Al final el presupuesto queda después de cubrir algunas necesidades reales como salud, educación y otras que no generan mayor impacto como la deuda y seguridad defensa, dejan poco margen para realizar inversión y otras actividades que necesita el Estado cumplir como programas, cultura, arte, deporte. Eso, el Estado lo necesita y el Gobierno no lo puede suplir por la rigidez presupuestaria”, evidenció el experto.

De ese modo, afirmó que para el presupuesto general del 2019 se “tendrá más de lo mismo”.

Presupuesto absorbe más del 45% del PIB

“Cuando se tiene un presupuesto que absorbe más de 45% del Producto Interno Bruto (PIB) se debe sostener y los ingresos del Estado por impuesto, pagos de servicios, cargas, entre otros, más el endeudamiento, ya llegó un límite. Por eso no se puede seguir incrementando el presupuesto como se ha dado en los últimos años. Hay un tope de ingresos que aunque traten de negarlo, el otro año existirán reformas fiscales para incrementar algunos impuestos o aplicar lo que se aprobó en el 2017 en el Código tributario que es el monotributo”, expuso el Zepda.

Asimismo, indicó que hay carga de ingresos, pero la justificación para aumentar el presupuesto a parte de la rigidez es que el Estado se deshace de los servicios y bienes públicos.

“Más bien debería de existir una disminución del presupuesto, porque las carreteras las tienen concesionadas. El proceso de privatización es acelerado en salud, educación y fideicomisos. Se tienen más de 67 fideicomisos que manejan más de 18 mil millones de lempiras. En los últimos cinco años se ha cuadriplicado el uso de ese servicio financiero, el Gobierno utiliza mecanismos que no abonan a la transparencia de los recursos públicos no quieren derogar la Ley de Secretos Oficiales, los presupuestos de los últimos años se tienen en la opacidad en el uso de los recursos”, sostuvo.

La opacidad en la utilización de los recursos es otro de los problemas

A efecto de eso, criticó que la no transparencia en el uso de los recursos es porque probablemente exista un borrón de algunas cuentas o hay partidas globales como la 4-49, una partida de egresos que manejó más 7 mil millones para este 2018, la cual no se sabe en qué se utilizó ese dinero.

“Las partidas globales son elementos del presupuesto que hacen dudar del uso y la eficacia de los recursos”, aseguró.

Es preciso mencionar que la ley orgánica del presupuesto manda que el Poder Ejecutivo a través de Fianzas debe mandar el proyecto del presupuesto general al Congreso Nacional (CN). Ahí lo recibe la Comisión de Presupuesto para su análisis y debate en el hemiciclo legislativo, “cosa que antes no se daba”, manifestó Zepeda.

En ese sentido, dijo que eso demuestra que hay un empuje de la sociedad para saber qué hacen con los recursos, no sólo en la erogación, sino también por la carga tributaria que se tiene, la cual es una carga “ficticia” porque no se quieren contar los municipales y los de seguridad social; es decir, que ese 18% del PIB sólo son ingresos corrientes, hay otros ingresos que sufre la sociedad. Pero que no se quieren contabilizarlos porque si no serían entre el 20 o 24%.