FNAMP: En más de 300 muertes se vincula al cabecilla capturado de la 18

208
Gury
"El Gury", presunto "cerebro" de la Pandilla 18 está bajo custodia judicial. No obstante, no es la primera vez que afrontará la justicia.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Más de 300 muertes, el comando de un escuadrón de 120 sicarios, extorsión, venta de droga y más ilícitos: todas estas implicaciones tendría Walter Alexander Betancourt Cruz.

Así lo ha revelado la Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas (FNAMP), ente de seguridad que, tras la aprehensión, lo denominó como el cabecilla de la Pandilla 18 en Tegucigalpa y Comayagüela.

Identificado también con el alias de «El Gury«, se le capturó la semana pasada tras una operación en Valle de Ángeles, Francisco Morazán.

Lea también: Capturan, otra vez, el máximo líder de la 18 en Valle de Ángeles

El mandamás de operaciones 

En un documento oficial, los agentes detallaron los conocimientos que han obtenido que vinculan al imputado de 37 años con múltiples actividades ilícitas.

En primera instancia, se dilucidó el área de mayor influencia por parte del presunto malviviente. El comunicado establece que tenía bajo su control el trasiego de drogas en las colonias Flor del Campo, Nueva Esperanza, Mateo, Henry Merriam, La Pradera, y otros sectores aledaños.

Asimismo, tenía en su poder, según la indagación, puntos que sirven de bodegas para la estructura criminal. En esas guaridas, esconden armas de fuego de diversos calibres con sus respectivas municiones.

De momento, los elementos policiales ya iniciaron las investigaciones pertinentes para encontrar esos puntos. En esas caletas (lugares que sirven para esconder), sospechan que mantienen soterrados varios millones de lempiras de origen ilegal.

Entre los ilícitos por los cuales le acusan, figuran el sicariato, venta de drogas, tráfico de armas, desplazamiento forzado de familias, homicidio, intento de homicidio, entre otros. El reporta indica que «El Gury» vivía en el municipio de su captura.

Cronología – Múltiples roces con la justicia

El informe brindado aporta fechas importantes en lo que representaría un largo historia delictivo para Betancourt Cruz.

En 2003, este hombre fue herido de bala en un cruce de disparos con agentes de la extinta Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC). Tras el incidente, se le capturó y estuvo bajo las órdenes de la ley.

Posteriormente, una década más tarde, se le consideró autor de la muerte de tres hombres y una mujer. Los tres varones eran malhechores sentenciados que gozaban de preliberación. Horas más tarde, la DNIC localizó al «Gury» y allanó su vivienda, donde se encontró armas de potente calibre.

Dos años después, en 2015, por causas no esclarecidas, Betancourt Cruz estaba libre. Mas, fue detenido por la fuerza que se llamaba, en aquel momento, Fuerza Nacional Anti Extorsión (FNA). Se le acusó de dirigir el programa de extorsión de la Pandilla 18 en la capital, manteniendo amenazas de muerte a motoristas del transporte y negociantes.

Ya que «El Gury» tiene discapacidad física, utilizó ese argumento para salir de la prisión con medidas especiales, pero volvió al mundo criminal. Por ello, en 2018 se emitió una nueva orden de aprehensión contra él. El motivo era su supuesta vinculación en asesinatos y el delito de asociación ilícita.

El 22 de enero de 2020, la búsqueda del supuesto jefe de la 18 culminó. Se le volvió a capturar y afrontará un proceso en los juzgados capitalinos por la supuesta autoría material e intelectual de actos en perjuicio de la sociedad hondureña.

Búsqueda de «El Gury» resultó en numerosas detenciones

Encontrar el escondite del presunto cabecilla de la 18 no fue una tarea fácil. Durante el tiempo que las fuerzas de seguridad desarrollaron operativos para dar con su paradero, tuvieron la oportunidad de arrestar a otros pandilleros con órdenes de captura pendientes.

FNAMP especifica que al menos 120 de sus «compinches» cayeron en las operaciones previas.

Betancourt Cruz era uno de los principales objetivos de las investigaciones y labores de inteligencia de FNAMP. Se conoció también que, además del alias de «El Gury», también le apodan «El Gohan», «El Venon» y el «Soldado del Infierno».

Para evitar que se vuelva a fugar, el aprehendido fue enviado a una prisión de alta seguridad y estará en un módulo de máxima vigilancia.