Fiscalía General de Puebla desmiente el secuestro de 100 integrantes de la Caravana de Migrantes

238
Caravana de migrantes en México.

Anteriormente se publicó que al menos 100 miembros de la Caravana de Migrantes habían desaparecido en Oaxaca (México) para ser vendidos a carteles en Puebla, pero la Fiscalía General del Estado de Puebla lo ha desmentido.

En la cuenta oficial de Twitter del ente gubernamental en ese estado mexicano se lee: « descarta desaparición de integrantes de la o algún delito en su contra durante su paso por Puebla. En la investigación iniciada ante un señalamiento, no se confirmó y se turnó a considerando la competencia federal del tema migratorio».

Junto a este texto publicaron un video en el que Gilberto Higuera Bernal, encargado de despacho de la FGE, ha dicho: «No hay ningún dato, ninguna evidencia y ningún indicio que nos indique que se ha cometido algún delito. Así que nuestra investigación no arroja que hubiese algún hecho delictivo en perjuicio de migrantes».

Atecedente

Desde hace varios días, organizaciones civiles pretenden comprobar el destino de al menos cien migrantes que viajan en la primera caravana, y que según algunos están desaparecidos. La falta de certeza en su destino es consecuencia de la desorganización en el movimiento. Sobre todo de la promesa rota del gobernador de Veracruz de transportarlos a Ciudad de México

El gobernador Miguel Ángel Yunes Linares se comprometió en su cuenta de Twitter: “Obviamente vamos a proporcionar ayuda humanitaria, agua, alimentos y servicios de salud” a los migrantes que viajan en caravanas desde Centroamérica.

LEA: Guatemala incauta la mansión que la exvicepresidenta Roxana Baldetti (condenada) tenía en Roatán

Prometió incluso 150 camiones para llevarlos a la Ciudad de México; por lo que mintió. Tres horas después de ese estado dijo que no cumpliría su palabra porque, según él, en la capital de México había una emergencia por el corte del suministro de agua potable.

El engaño de Yunes virtualmente rompió la primera de varias caravanas que habían entrado a México por la frontera sur. Muchos decidieron seguir por su lado el camino; otros se mantuvieron en grupo. Y los puso en riesgo.

El grupo se enfiló a Veracruz porque la promesa del gobernador les permitiría ahorrar varios días de viaje. Sobre todo librar una de las zonas más peligrosas del país controladas por el grupo de Los Zetas y el Cártel de Jalisco Nueva Generación: publicó el medio de comunicación chiapasparalelo.com.