Mientras se jugaba la final: presuntos policías matan a madre e hija en Olancho

520
matan a madre e hija Olancho
Dos mujeres fallecieron luego de ser atacadas a disparos, supuestamente por sujetos vestidos de policías, en Campamento, Olancho.

OLANCHO, HONDURAS. Se oía, en el fondo, el audio de la transmisión televisiva del partido de la final (de liguilla) de la Liga Nacional entre Motagua y Olimpia cuando una escena de violencia irrumpió en la tranquilidad de una comunidad.

Una madre y su hija son las víctimas de un nuevo episodio trágico, que ahora se fraguó en el municipio de Campamento, departamento de Olancho, en la zona oriental de Honduras.

A ellas se les identificó como Delfina Ramírez Sánchez, de 38 años, y su pequeña Angie Estefanía Ramírez Sánchez, cuya edad no se precisó.

Las autoridades policiales están haciendo una investigación respecto al hecho, tomando como base de la versión del padre de familia quien, por fortuna, salió ileso del ataque que se llevó a las mujeres de su vida.

De igual interés: Hombre hiere a dueña de pulpería por no venderle: huye y enfrenta a policías

Sobreviviente narra lo ocurrido 

Según el relato del hombre, era él quien precisamente estaba disfrutando del partido de fútbol entre los equipos más grandes del país; seguido, cambió de «canal» hacia una película de terror, que vivió en carne propia.

Unos sujetos, vestidos de policías, entraron por la fuerza a su casa de habitación y, de inmediato, procedieron a atarlo de pies y manos. Instantes después, se fueron del lugar.

En esa vivienda también estaba un niño de solo tres años, quien se escondió detrás de una puerta. Y, aunque los maleantes sí descubrieron su presencia, tuvieron «piedad» de él y no le hicieron daño.

Sin embargo, lo peor estaba aún pendiente. Los criminales se dirigieron un par de cuadras abajo, donde estaban la esposa e hija del maniatado padre de familia. Allí, sin mayor preámbulo, dispararon a quemarropa contra las féminas. Ellas fallecieron de forma instantánea.

El hombre estimó inicialmente que se trataba de un robo, sin embargo, conoció que los pistoleros no habían sustraído nada de la casa. Además, asegura no entender por qué arremetieron contra sus amadas.

Él ahondó diciendo que ellos eran una familia que no se metía con nadie y que él se dedica a trabajar con un ingeniero. Los dos cadáveres ahora están en la morgue y se suman dos femicidios más a las fatídicas cuentas en Honduras.


🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn