34 C
San Pedro Sula
sábado, abril 20, 2024

FIN A LA CRIMINALIDAD Y CRIMINALES

Debes leer

Israel Romero Puerto

De aprobarse algunas reformas al proyecto de nuevo Código Penal, en Honduras desaparecerán la delincuencia y los delincuentes. Bastará alegar que se ignoraba que era un crimen matar a otro ser humano, o bien alegar que matando a esa persona se esta protegiendo a una ciudad entera, o al país, o a la humanidad en general.

Esta semana escribimos un artículo inspirados por el Espíritu Santo, donde expusimos que el denominado “facilitador” de la OEA, John Biehel, aconsejó a Mauricio Oliva, Presidente del Congreso Nacional, tomar cartas en el asunto y despenalizar la corrupción institucional, soborno, sicariato, los encostalados y todos los crímenes habidos y por haber.

El titular del Poder Legislativo ha introducido la propuesta de ley despues de recibir la asesoría de un experto internacional (léase John Biehel), y de otros expertos locales. La nueva ley contemplará que “las personas que aleguen ignorancia de la ley no serán acusadas.”Esta es una figura jurídica que se denomina “error de prohibición” y que solo existe en los países totalitarios, y es usado por los tiranos para despenalizar las acciones de los ervidores públicos corruptos, y para protegerse ellos mismos. Las convenciones internacionales y la ONU prohíben este tipo de legislaciones. La Constitución de los Estados Unidos y las leyes federales y estatales expresamente mandan que “la ignorancia de la Ley no es defensa en juicio.”

En el proyecto de ley que el Presidente del Congreso Nacional está empujando, el Artículo 39 preceptúa que “el error de prohibición consiste en el desconocimiento inevitable o evitable de la ilicitud penal de la conducta, lo que implica que la persona que tenga la creencia errónea de que la conducta que realiza no está sancionada por las leyes penales, queda exenta de culpa, y es inocente ab initio.” Con esta medida, analfabetas y graduados de una universidad, gente del pueblo y funcionarios públicos incluyendo el Presidente de la República pueden interponer esa defensa como exculpatoria, y ser considerada como que nunca cometió un ilícito.

Si eso fuera poco, hay en el proyecto otra defensa de justificación. Si el delincuente, por falsa creencia, considera que le asiste una causa de justificación que no existe en la ley, y basado en su creer erróneo comete un acto contrario a la ley, cualquier crimen, delito o falta que cometa, no será tipificado como acto ilícito.

Una vez aprobadas esas reformas al Código Penal, tendrán efecto retroactivo. El Artículo 9 del Código Penal vigente preceptúa que, “Las leyes penales tienen efecto retroactivo en cuanto favorezcan al procesado, aunque al entrar en vigencia aquéllas hubiere recaído sentencia firme y el reo estuviere cumpliendo la condena.” El Artículo 96 de la Constitución es la base de ese precepto, mandando que, “La Ley no tiene efecto retroactivo, excepto en materia penal cuando la nueva ley favorezca al delincuente o procesado.”

Hasta ahora esa nefasta propuesta es nada mas eso, un proyecto. De aprobarse y entrar en vigencia, el cien por ciento de los acusados y condenados tienen las puertas de la prisión abiertas. Las cárceles en Honduras quedarán vacías, y la corrupción institucionalizada, extorsión, soborno, sicariato, homicidio, robo, violación, y todos los crímenes, delitos y faltas desparecerán del país. Honduras se convierte en el paraíso de los corruptos y delicuentes comunes.

Si Jesucristo regresara a la Tierra hoy, no vendría a Honduras, para que no lo crucifiquen porque El sería el único delincuente, así como los fariseos le respondieron a Pilato: “Si éste no fuera un criminal, no te lo habríamos entregado.” (Juan 18:30)
israel09r@yahoo.com

Estás a un paso de recibir nuestro PDF Gratis

Última Hora

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido