Filiberto Guevara: ¡Sólo la información nos permitirá actuar y combatir al COVID-19!

329
Coronavirus

Por: Dr. Filiberto Guevara Juárez.-Recientemente, el Phd.Tedros Adhanom Ghebreyesus, que funge actualmente como director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS); en un informe del 16 de marzo de 2020, acerca del COVID-19; dijo en un tono preocupado: «…Hemos visto la aplicación de medidas como el distanciamiento social, con el cierre de escuelas y la cancelación de eventos y reuniones, pero no hemos visto un aumento urgente en las pruebas, el aislamiento y el rastreo de contactos…”.

Esto debe llamar poderosamente la atención a todas las personas y las autoridades políticas de todos los países del continente americano y especialmente a los países centroamericanos que, han decidido tomar de alguna manera, este tipo de medidas para evitar la propagación exponencial del virus COVID-19, en sus respectivas poblaciones. Los cuales deberán unirse para solucionar el ingente problema con el COVID-19, el cual lamentablemente, llegó para quedarse en nuestros países, hasta que una vacuna sea aplicada mundialmente.

Cada país centroamericano tiene su particularidad. Por ejemplo, ya está trascendiendo la información de que Costa Rica, presenta la mayor cantidad de casos de infección por COVID-19. Lo cual, puede deberse a la gran afluencia de turistas extranjeros a ese hermano país centroamericano. Lo mismo pasó con Italia, España y Francia, en Europa. Debemos tomar conciencia que, a pesar de que el aislamiento social es la mejor medida para evitar la propagación del virus COVID-19, estas medidas, debido a su alto impacto negativo en la economía, no podrán prolongarse por mucho tiempo.

La OMS, ha sido contundente: la mejor estrategia para contener al virus COVID-19, es detectar los casos sospechosos, realizar las pruebas, aislarlos lo más pronto posible y rastrear los contactos respectivos. Pero debido a que Honduras es un país que cuenta con recursos limitados para realizar pruebas que permitan la detección de nuevos casos, debemos actuar de la manera más rápida, eficaz e inteligentemente posible.

Ya conocemos que es la detección precoz de los casos reales, lo que nos permitirá detener la propagación exponencial del COVID-19. Pero… ¿cómo detectarlos si no contamos con la capacidad de realizar múltiples pruebas de laboratorio? En definitiva, necesitamos una alternativa, y la información colectiva organizada puede ser lo que marque la gran diferencia en nuestra Honduras.

Necesitamos hoy más que nunca, crear una sinergia sin precedentes entre la población en general y las autoridades encargadas de la toma de decisiones. Y, las tecnologías de la información y comunicación (TIC’S), pueden jugar un papel trascendental en ello.

A través de ellas podemos crear un insumo de información que provenga de la población en general, en el cual las personas afectadas reporten su estado de salud a las autoridades respectivas, para que estas puedan tener una noción en general de las personas que manifiestan estar presentando un cuadro sintomático que encaje con el COVID-19.

Sabemos que no todos los casos que se reporten serán efectivamente producidos por dicho virus, pero haciendo uso de la estadística, podemos tomar una muestra de todos los casos reportados, y cruzar información de todos los usuarios para poder detectar los focos de infección de la manera más rápida posible. Nuestras autoridades necesitan información para actuar, y solamente la población puede proporcionar dicha información, aún desde el aislamiento en sus hogares.

Pero antes se debe hacer toda una campaña educativa en la cual se elimine cualquier tipo de estigmatización social, para que de esa manera, las personas puedan reportar personalmente y sin inhibición, los casos sospechosos por COVID-19, respetando su información CONFIDENCIAL.

Sabemos que por dicha estigmatización, casi nadie quiere ser reconocido como un caso positivo por COVID-19, y las personas preferirán aislarse en sus casas y no reportar su situación de salud. Lo grave de esta acción, es que, las pruebas en laboratorio han detectado que, una persona puede propagar el virus hasta 14 días antes de presentar los síntomas, y 15 días después de haberse curado aparentemente.

Lo cual, vuelve más difícil la contención de dicho virus. Algo debemos tener claro: para la contención del COVID-19 ¡TODA LA POBLACIÓN DEBE INVOLUCRARSE! Pero esto, debe ser precedido de toda una campaña mediática efectiva, que aliente a la población a actuar de manera conjunta, responsable y, con una conciencia de grupo y solidaria, y de esa manera hacer todo lo necesario para poder mitigar, en la mayor medida lo posible, los efectos negativos impactantes por el COVID-19.