Honduras: Inicia el blindaje de fronteras para evitar ingreso de fiebre amarilla

564
fiebre amarilla en Honduras
Comienzan a tomar medidas para evitar el ingreso de este virus

TEGUCIGALPA. La fiebre amarilla pone en alerta a las autoridades sanitarias hondureñas.

Por lo tanto, ya implementan medidas para evitar el ingreso de este virus al país. Las autoridades sanitarias en conjunto con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ya ejecutan medidas como blindar las fronteras contra la enfermedad.

Estas medidas con el fin de evitar que la población que viaja a países endémicos se infecte de esta fiebre.

Es en Brasil en donde ya  se han registrado hasta 225 fallecimientos a causa de este padecimiento. “Estamos en riesgo por fiebre amarilla, por eso se están tomando acciones”.

“Nuestros especialistas están apoyando en reforzar aeropuertos y fronteras”. Dijo el nuevo representante de la OPS en Honduras, Rodolfo Peña.

La fiebre amarilla, sus datos y cifras

Fiebre amarilla
  • La fiebre amarilla es una enfermedad vírica aguda, hemorrágica, transmitida por mosquitos infectados. El término «amarilla» alude a la ictericia que presentan algunos pacientes.
  • Los síntomas de la fiebre amarilla son: fiebre, cefaleas, ictericia, dolores musculares, náuseas, vómitos y cansancio.
  • Una pequeña proporción de pacientes infectados presentan síntomas graves, y aproximadamente la mitad de estos casos fallecen en un plazo de 7 a 10 días.
  • El virus es endémico en las zonas tropicales de África y de América Central y Sudamérica.
  • Las grandes epidemias de fiebre amarilla se producen cuando el virus es introducido por personas infectadas en zonas muy pobladas, con gran densidad de mosquitos y donde la mayoría de la población tiene escasa o nula inmunidad por falta de vacunación. En estas condiciones, los mosquitos infectados transmiten el virus de una persona a otra.
  • La fiebre amarilla puede prevenirse con una vacuna muy eficaz, segura y asequible. Una sola dosis es suficiente para conferir inmunidad y protección de por vida, sin necesidad de dosis de recuerdo. La vacuna ofrece una inmunidad efectiva al 99% de las personas vacunadas en un plazo de 30 días.
  • Un buen tratamiento de apoyo en el hospital aumenta la tasa de supervivencia. No hay tratamiento antivírico específico para la fiebre amarilla.

Signos y síntomas

El periodo de incubación es de 3 a 6 días. Muchos casos son asintomáticos, pero cuando hay síntomas, los más frecuentes son fiebre, dolores musculares, sobre todo de espalda, cefaleas, pérdida de apetito y náuseas o vómitos. En la mayoría de los casos los síntomas desaparecen en 3 o 4 días.

El diagnóstico de la fiebre amarilla es difícil, sobre todo en las fases tempranas. En los casos más graves puede confundirse con el paludismo grave, la leptospirosis, las hepatitis víricas (especialmente las formas fulminantes), otras fiebres hemorrágicas, otras infecciones por flavivirus (por ejemplo, el dengue hemorrágico) y las intoxicaciones.