FFAA: En la emergencia por COVID-19 se disparó la tala ilegal de madera

921
madera
Pese a la cuarentena, una gran cantidad de madera ha sido talada ilegalmente, desveló un coronel de las Fuerzas Armadas. Se registran varias detenciones.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Además de los incendios forestales, las medidas ante la emergencia sanitaria propiciaron un aumento en el tráfico ilegal de madera, desveló Juan Campos Hernández, coronal de las Fuerzas Armadas (FF.AA.).

El Ejército, a través del Comando de Apoyo al Manejo de Ecosistemas y Ambiente (C9), decomisó, hasta el momento, más de 50 mil pies piezas de madera talada de los bosques nacionales y propiedad privada, sin un permiso pertinente.

En base con las estadísticas del C9, 50 mil 923 pies han sido confiscados. Entre ellos, están leños, tablas y trozas. Los materiales son tanto de pino como de otras maderas de color extraídas de montañas.

Hernández externó su desagrado con la situación, pues tenían contemplada una reducción en las problemáticas relacionadas a bosques, considerando el confinamiento domiciliario a nivel nacional.

«Con la pandemia uno esperaba que por lo menos bajaran los incendios forestales debido a que, por las medidas impuestas, una gran cantidad de personas permanecen en sus casas. Mas, se incrementaron en muchas zonas los incendios forestales y el tráfico de madera», lamentó.

Prosiguió explicando la consideración de los infractores que deriva en el perjuicio a la flora del país. Asimismo, incluyó un ejemplo de un sitio severamente afectada por el flagelo.

«La tala de madera se incrementó porque como la gente se aprovecha pensando que todo mundo está preocupado por la pandemia y ellos están trabajando de forma clandestina a nivel nacional. Por ejemplo, en Olancho la gente está alarmada porque en la sierra de Agalta se multiplicó la tala del bosque», detalló.

Francisco Morazán: foco de la problemática

Además de Olancho, el coronel Hernández expresó que el departamento de Francisco Morazán ha recibido bastante afectación.

En ese sentido, reveló que, en la región, es perceptible cómo grandes cantidades de personas circulan jalando leña y otras porciones de madera. Por lo que reiteró que la situación, lejos de detenerse «se disparó».

Por último, agregó que una parte de los malhechores que dañan el bosque están bajo un proceso judicial. «Tenemos numerosos reportes de detenciones por provocación de incendios y por tala de madera ilegal», concluyó.


🔹 Suscríbete gratis a más información sobre el #COVID-19 en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: bit.ly/whatsapptiempo