Familias del Corredor Seco mueren de hambre; Gobierno no atiende llamados de auxilio

154
Corredor Seco
48 familias están en situación de emergencia alimentaria. Eso, porque tienen unos 11 días que varios de los niños de esa comunidad empezaron hacer solo un tiempo de comida.

HONDURAS. Agricultores de la comunidad de Pueblo Nuevo, del departamento de la Paz, ubicado en la ruta del corredor seco, denunciaron situación de hambruna debido a la sequía que afecta a dicha región del país, y hacen un llamado de auxilio al Gobierno para que les ayuden diligentemente porque ya no saben qué hacer.

Samuel Pérez, un agricultor  de esa zona relató a Diario Tiempo Digital la precaria situación alimentaria que vive en dicha comunidad. Asimismo, estableciò que a pesar de sus gritos de auxilio, el Gobierno ni siquiera le ha dado respuestas a sus solicitudes.

Pérez salió de su casa la madrugada del martes para llegar a la ciudad capital. Su objetivo fue acudir a Diario Tiempo Digital y hacer la denuncia del grave problema que actualmente pasan.

En ese sentido, el humilde hombre estableció que son 48 familias están en situación de emergencia alimentaria. Eso, porque tienen unos 11 días que varios de los niños de esa comunidad empezaron hacer solo un tiempo de comida. Lo anterior, por la falta de alimento que han dejado las pérdidas en los cultivos debido a la sequía.

Corredor Seco en Honduras

Asimismo, reveló que hace dos días, ellos. Y, sus hijos menores solo comen un pan de un lempira con una tasa de café amargo. Eso, por ya no tienen nada más que comer.

“Hace tiempos le solicitamos al gobierno maseca, frijoles, arroz, manteca, avena, espaguetis, azúcar, cereal,  café, salsa entre otros productos. Eso son los productos que necesitamos para sobrevivir, pero no hemos recibido nada de parte de ellos”, criticó.

Le puede interesarPor riesgo de hambruna y ante sequía declaran emergencia en Corredor Seco

Más de 21 solicitudes han presentado pero no han hecho nada

El humilde hombre expuso que han hecho 21 solicitudes a nivel de las autoridades municipales. Así como también a nivel del gobierno pero que nadie les ha ayudado.

“Nosotros previendo dicha situación, en mayo presentamos varias solicitudes. La primera la presentamos ante el ingeniero Guillermo Cerritos de la SAG. Luego, se la hicimos llegar al comisionado de Copeco, Lisandro Rosales. Después, a Reinaldo Sánchez, también presentamos la solicitud de auxilio pero hasta los momentos no obtuvimos ninguna respuesta”, objetó.

El agricultor dijo que en esa zona solo producen cuatro alimentos: Yuca, maíz, frijoles, y patastes. Cultivos que los perdieron en su totalidad debido a la sequía provocada por la canícula.

 “Todo eso se perdió en su totalidad, el maíz se quedó pequeño y quemado. El pataste se perdió en su totalidad al igual que la yuca. Se perdieron los frijoles. No tenemos alimentos, ni ayuda. No aguantamos la situación y necesitamos que nos ayuden urgentemente. Los niños solo hacen un tiempo de comida. Estamos sufriendo desde mayo debido a la situación de la canícula”, reiteró.

A Choluteca y Valle ya llevaron ayudas

El hondureño expresó que a ellos les duele mucho que a Choluteca y a Valle ya hayan llevado ayudas. Pero a su comunidad que es una de las más afectadas ni siquiera les han respondido sus solicitudes.

“Llevaron 15 camiones de ayuda, y a nosotros que somos un municipio más afectado, ni si quiera hemos tenido una respuesta a nuestra solicitud. Las autoridades del gobierno nos recibieron la solicitudes pero no nos andado respuesta. El problema es que nuestros niños están perdiendo peso y nos da miedo que les pase cosas más graves. Ya no hayamos a dónde acudir. Somos 48 familias compuestas de entre 7 y 10 personas en total. Perdimos todo lo que sembramos. Nuestra comunidad perdió absolutamente todo. Las solicitudes la hicimos desde mayo previendo esta situación. Fuimos 21 veces a las alcaldías, pero los alcaldes dicen que las transferencias no les llegan”, señaló el humilde campesino.

Remarcó que como padres solicitan ayuda para que se les provea de alimentos de primera necesidad. Para así poder darles de comer a sus hijos.

“Que nos apoyen con eso, y una vez que llueva nosotros volvemos a sembrar. Pedimos semilla mejorada pero tampoco nos han dado una respuesta. No hemos recibido absolutamente nada. Nuestra situación es de extrema calamidad, por eso andamos acá. La vez pasada para poder entregar un documento estuvimos dos días en Tegucigalpa. Hemos tocado las puertas. Y, ya no hayamos a dónde acudir. Nos mandan como el trompo. Vamos donde el diputado pero él nos dice que vayamos donde el alcalde. Después, el alcalde nos dice que regresemos donde el diputado, y así nos tienen”, cuestionó el agricultor.