26.1 C
San Pedro Sula
domingo, diciembre 5, 2021

Familiares de reos “acamparon” tres días en las afueras de Támara

Debes leer

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Las condiciones del clima y el COVID-19 no fueron obstáculo para que decenas de mujeres acamparan por tres días en las afueras de la Penitenciaria Nacional de Támara para volver a ver a sus familiares recluidos.

Las damas tenían ya nueve meses de no ver a sus esposos, hijos y demás parientes que se encuentran privados de su libertad. Desde el momento en que se enteraron que las visitas volvían a activarse, corrieron hasta el recinto para entrar de la manera más rápida posible.

Hace algunos meses, las autoridades de Instituto Nacional Penitenciario (INP) presentaron a la Secretaría de Salud (SESAL) y al Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (SINAGER), un protocolo de bioseguridad para que se restablecieran las visitas.

Lea además: A partir del sábado 19 de diciembre, autorizan visitas en cárceles de Honduras

Aprobación del protocolo

El pasado jueves se conoció que los familiares de los privados de libertad podrían ir a las diferentes cárceles a hacer visitas, con la condición de extremar las medidas de bioseguridad, para protegerse ambos.

En ese sentido, se permite el ingreso de personas de la tercera edad, se debe usar la mascarilla y el gel de manos, además del distanciamiento social y la ventilación del lugar.

La llegada del COVID-19 a Honduras hizo que se cancelaran las visitas desde el pasado mes de marzo. Lo anterior, con la finalidad de salvaguardar la salud de los privados de libertad en las diferentes cárceles.

Ansias de los familiares

Como era de esperarse, los familiares, corrieron hasta los centros penales con la finalidad de saber como están sus privados. A tal grado, de acampar durante tres días, aguantando frío, expuestos al virus y entre un sin fin de peligros.

En su mayoría, estas personas son mujeres, que querían saber como estaban sus esposos, hijos, sobrinos, nietos,  entre otros. No les importo nada más que verlos e hicieron hasta lo más riesgoso para que la visita fuese pronto.

Llevaron hasta las afueras de la cárcel de Támara, colchonetas, cobijas, alimentos, abrigos para esperar el amanecer e ingresar al recinto penal. Cabe señalar que las autoridades del INP establecieron un calendario de visitas, para así mantener el orden y seguridad.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn.

Más noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas Noticias