Copán: familia entierra a un cuerpo equivocado, luego encuentran al señor con vida

726
familia enterró cuerpo no era su pariente
A don Julio, lo encontraron después de que enterraron el cuerpo que presuntamente era de él.

SAN NICOLÁS, COPÁN, HONDURAS. Una familia lloró y enterró a una persona, debido a que, creyeron que era un familiar que tenían desaparecido. Pero, fue hasta después que se dieron cuenta del gran error.

Lo más impactante de esta situación es que a la familia Enamorado, les entregaron el cuerpo en el Hospital Regional de Occidente desde el pasado 30 de diciembre. Sin embargo, encontraron al pariente el 3 de enero, es un estado delicado de salud.

Lea también: «Amigos» intentan abusar sexualmente de una joven en Trinidad, Copán

Algunos mencionaron que era error del centro asistencial, y por ello, el doctor Juan Carlos Cardona, director del hospital, declaró a un medio de comunicación que el paciente ingresó como desconocido al área de COVID-19.

Al estar sin documentación, las autoridades dejaron el cadáver en las cámaras de refrigeración, en espera de familiares. El médico señaló que días después apareció la esposa, quien reconoció el cuerpo sin vida, lo reclamó y procedieron a hacer el acta de defunción.

La noticia surgió luego cuando aparecieron hijos del hombre y aseguraron que no era su padre (Don Julio) a quien habían enterrado.

Mientras tanto, doña Victoria, que buscó a su esposo por varios días, expresó que llegó al hospital desesperada, pero con dudas de que fuese él quien se encontraba en el centro. Al llegar la llevaron a la morgue, y ahí le pidieron la tarjeta identidad.

Le dijeron que era su esposo

Según relata la señora, hicieron una comparación de la fotografía de identidad con la que tenían en el centro asistencial. Luego, la mujer que la atendió revisó y le dijo que en efecto era su pariente.

Aunque la señora lo quiso ver, no se lo permitieron, porque le comentaron que su familiar murió por COVID-19. A días del entierro, le llaman y le expresan que vieron a don Julio, y en ese momento, la familia se movilizó y lo encontraron.

Por lo tanto, pudieron constatar que la persona que sepultaron no era realmente su pariente.

Doña Victoria aseguró que en el entierro de la persona, gastó alrededor de 20,000 lempiras y ahora, los necesita para alimentar a su esposo, que además sufre problemas mentales.


🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn