Fallece Vincent Lambert, símbolo del «mayor» debate sobre eutanasia en Francia

101
Vincent Lambert
Este caso originó una larga y dura batalla judicial que dividió a su familia e hizo reflexionar a toda la sociedad francesa sobre las leyes en torno al fin de la vida y la eutanasia.

REDACCIÓN. Vincent Lambert, el francés de 42 años, tetrapléjico y en estado vegetativo desde que sufrió un accidente de tráfico en 2008, falleció este jueves a las 8:24 am, nueve días después de que el hospital de Reims, donde estaba ingresado, lo desconectara de las máquinas que le mantenían con vida.

Este caso se había convertido en el símbolo en Francia del debate sobre el derecho a una muerte digna, debido a que originó una larga y dura batalla judicial que dividió a su familia e hizo reflexionar a toda la sociedad francesa sobre las leyes en torno al fin de la vida y la eutanasia.

De un lado estaban sus padres, católicos tradicionalistas que se oponían a lo que calificaban como una “eutanasia encubierta” y que trataron mediante todos los recursos legales posibles de impedir, hasta casi el último momento, su desconexión.

Por el otro lado, su mujer Rachel Lambert, y la mayor parte de su familia, que defendían que él no habría querido seguir viviendo en las condiciones en que lo hizo durante más de una década. El problema es que el francés no dejó por escrito sus deseos en un testamento vital, lo que marcó el complejo proceso con su muerte.

Lea también: «Un agente barbudo me bajó la ropa interior y me tocó»: niña hondureña migrante en EEUU

El final

“Es lo que esperábamos desde hace años. Estábamos listos desde hace años, es lo racional. Vincent estaba en estado vegetativo y él no habría querido vivir así. Espero que descanse en paz”, declaró François, sobrino de Vincent y uno de los principales portavoces de la parte de la familia que defendía una muerte digna para el enfermero. Asimismo, manifestó su esperanza de que ahora la familia pueda pasar su duelo en la intimidad.

“Para mí, el caso Lambert termina hoy”, dijo.

El fiscal de Reims, Mathieu Bourrette, ordenó una autopsia, que se efectuará este viernes en París, para “conocer las causas de la muerte”. La decisión no implica que exista una sospecha de acto criminal alguno y no tiene nada que ver con la denuncia interpuesta por los abogados de los padres, subrayó.

Ellos dijeron el lunes que consideraban “inevitable” la muerte de su hijo y que no intentarían ya frenarla mediante la justicia. Como hicieron desde que en 2013 Vincent fue desconectado por primera vez. Si bien lograron en dos ocasiones (la última, el 20 de mayo) detener el proceso, sus victorias siempre fueron por cuestiones de procedimiento y no de fondo, ya que  todos los tribunales, incluido el de Estrasburgo, avalaron la decisión de los médicos de detener los tratamientos.

«Crimen de Estado»

No obstante, sus abogados calificaron de «crimen de Estado» la muerte de Lambert. Igualmente, denunciaron por “tentativa de homicidio voluntario en banda organizada” al médico, Vincent Sanchez, y su equipo.

Tampoco termina con este caso, ni mucho menos, el debate en Francia, y más allá de sus fronteras en torno al derecho a morir dignamente e incluso a la eutanasia; palabra para muchos aún tabú.

El Papa Francisco llamó el miércoles a rezar “por los enfermos que son abandonados hasta dejarlos morir”.

En el territorio francés no es legal la eutanasia. Pero la posibilidad de dejar morir a una persona en estado irrecuperable está prevista por la ley Leonetti de 2005. Esta normativa establece que los cuidados médicos “no deben prolongarse con una obstinación irrazonable” y que, en el momento en que parezcan “inútiles, desproporcionados o sin otro efecto que el mantenimiento artificial de la vida, pueden suspenderse o no emprenderse”. El decreto fue actualizado en 2016 para incluir una “sedación profunda y continuada” para que el paciente no sufra hasta que se produzca su muerte.

La complejidad del caso puso en duda la idoneidad de la norma. ¿Es suficiente la ley Leonetti? La ministra de Justicia, Nicole Belloubet, la calificó de “muy equilibrada y muy sensible”. Pero ni siquiera en La República en Marcha (LREM), el partido del presidente Emmanuel Macron y mayoría en la Asamblea Nacional, hay consenso en esta materia.

“Una eutanasia a fuego lento”

El diputado de LREM y profesor de medicina Jean-Louis Touraine, considera que la ley actual es demasiado vaga a la hora de establecer qué constituye una “obstinación irrazonable”.