Fallece el exdictador panameño Manuel Noriega a los 83 años

308

Panamá, 30 may (EFE).- Manuel Antonio Noriega Moreno murió este día a los 83 años después de sufrir diversas complicaciones médicas a consecuencia de una operación quirúrgica para extirparle un tumor benigno del cerebro el pasado mes de marzo.

El exgeneral panameño se lleva a la tumba numerosos secretos relativos a la dictadura militar bajo la que condujo el país entre 1983 y 1989. La sociedad panameña, por ejemplo, quiere saber dónde está el cuerpo del desaparecido cura mártir de origen colombiano Héctor Gallego, la cabeza del asesinado médico guerrillero Hugo Spadafora y los restos de otras decenas de desaparecidos durante el régimen militar, del que fue su jefe de inteligencia, primero, y su caudillo, después.

«Con mi corazón, bajo el nombre de Dios, no tuve nada que ver con la muerte de ninguna de estas personas«, dijo Noriega el pasado 27 de enero en su primera y única declaración ante un juez panameño en el marco de las audiencias para aprobar su arresto domiciliario.

Noriega fue juzgado en su ausencia en Panamá, donde fue condenado a 60 años de cárcel por varios delitos, desde violaciones a los derechos humanos hasta atentados a la naturaleza. Regresó a su país en 2011, tras cumplir más de 21 años de prisión en EEUU y Francia por narcotráfico y blanqueo de capitales.

El exdictador nació en Ciudad de Panamá el 11 de febrero de 1935, según su registro de inscripción en la Seguridad Social panameña, aunque otras fuentes dan como año de nacimiento 1934, 1938 e incluso 1940. Creció en una familia humilde del barrio de San Felipe, uno de los más pobres del país, y estudió en la Escuela Militar de Chorrillos de Lima, Perú.

Tras alistare en la Guardia Nacional como teniente en 1962, seis años después apoyó el golpe militar que llevó al poder al general Omar Torrijos y en 1970 fue nombrado jefe del servicio de inteligencia: el G-2.

Noriega alcanzó el generalato el 1 de agosto de 1983 y sólo 11 días después fue nombrado comandante jefe de la Guardia Nacional, organismo que transformó en las Fuerzas de Defensa panameñas.

En septiembre de 1985 fue acusado de ser el responsable directo del asesinato de Spadafora, uno de los principales críticos de la actuación del Ejército en Panamá. Ese mismo mes Noriega obligó a renunciar al presidente oficialista Nicolás Ardito Barletta por nombrar una comisión apolítica para investigar la muerte de Spadafora y el mandatario fue sustituido por el vicepresidente, Eric Arturo Delvalle.

Acusado por el Congreso estadounidense de narcotráfico, asociación de malhechores y beneficios ilegales, el secretario de Estado de EEUU, George Shultz, declaró en enero de 1988 que el Pentágono le había exigido abandonar el poder en la sombra y dar paso a un Gobierno auténticamente democrático.

El 25 de febrero el presidente Delvalle anunció en un discurso televisado la destitución de Noriega, lo que no fue aceptado por los militares ni por algunos sectores políticos.

Tras las elecciones del 7 de mayo de 1989, en las que el oficialista Carlos Duque y Guillermo Endara se atribuyeron el triunfo, se produjeron disturbios que acabaron anulando las elecciones y con el nombramiento como nuevo presidente a Francisco Rodríguez, el 31 de agosto, lo que supuso la continuidad de un régimen tutelado por los militares.

El 20 de diciembre de 1989, cinco días después de que asumiera el puesto de jefe del Gobierno y declarara el «Estado de guerra», las tropas estadounidenses invadieron Panamá con el objetivo de detener a Noriega y «restablecer la democracia».

El 3 de enero de 1990 se entregó a las tropas estadounidenses. En septiembre de 1991 se inició el juicio ante un tribunal federal de EEUU que lo condenó a 40 años de prisión por narcotráfico y blanqueo. Noriega logró sucesivas reducciones de pena a 30 y 20 años, por prisión preventiva y buen comportamiento.

En abril de 2004 Francia solicitó su entrega por la condena en 1999 a 10 años de prisión por lavado de dinero del narcotráfico con el que adquirió varias propiedades de lujo en París.

En septiembre de 2007 cumplió condena, pero quedó en prisión en Miami a la espera de la resolución de su entrega a Francia, lo que ocurrió el 27 de abril de 2009.