TEGUCIGALPA, HONDURAS. Según el informe de Comercio Exterior de Mercancías Generales de la subgerencia de Estudios Económicos del Departamento de Estadísticas Macroeconómicas, la baja en la factura petrolera reflejó un 23.3 % en los primeros 4 meses del año (enero a abril).

El estudio describe que, en ese periodo de tiempo, hubo una baja en la compra de aparatos telefónicos, en gran mayoría del mercado de China y México.

Asimismo, hubo un decaimiento en la compra de industria textil desde Alemania y la adquisición de transformadores eléctricos de los Estados Unidos e Italia.

De enero a abril del 2020, las importaciones sumaron US$386.1 millones, lo cual indica US$112.8 millones menos comparado con el período de 2019 en los mismos meses que era de US$498.9 millones.

Los datos anteriores están vinculados fundamentalmente a menores adquisiciones de bienes para la industria; los cuales pasaron de US$331.6 millones en enero-abril de 2019 a US$254.4 millones en el mismo lapso del año 2020.

Con ese cálculo, el estudio refleja la caída de 23.3 % entre ambos períodos.

Lea también: COHPETROL: Consumo de combustible bajó un 60% en tres meses de pandemia

Baja en capital de transporte y agrícola

Por otro lado, revelaron que los bienes de capital para el transporte registraron importaciones por US$115.9 millones. Lo cual refleja US$33.4 millones menos de los detectados en 2019 con US$149.3 millones.

Esa misma fluctuación, se percibió en los bienes de capital dirigidos al sector de la agricultura. La variación resultó negativa por US$2.2 millones.

Sin embargo, la menor importación se dio en vehículos, tractores y máquinas para la industria lechera, equipo de origen básicamente de Argentina, México y Colombia.

Combustibles, lubricantes y energía eléctrica

La importación de combustibles, lubricantes y energía eléctrica totalizó en el primer cuatrimestre de 2020, US$401.1 millones. Esto resultó inferior en US$119.3 millones de forma interanual. Esto originó una reducción de 24.8% en el valor importado.

La baja obedece al desplome histórico en el precio internacional del petróleo, producto de una combinación de exceso de oferta en el mercado internacional y dificultades para almacenar los excedentes.

Además, la mayor afección viene de la fuerte caída de la demanda mundial, causada por la contracción de la economía ante la crisis sanitaria provocada por el COVID-19.

Según el tipo de carburante, el estudio destacó las disminuciones observadas en el valor de las importaciones. Todos esos productos derivados representan 80.5 % de la baja observada en la factura de combustibles. Esos valores se exponen a continuación:

  • Diésel (US$47.3 millones)
  • Bunker (US$25.5 millones)
  • Gasolina superior (US$24.7 millones)

Las importaciones en conjunto de Gas LPG, gasolina regular y kerosene totalizaron US$79.1 millones, con una reducción de US$23.6 millones.

Mientras que, los lubricantes alcanzaron un valor importado de US$27.0 millones, lo cual revela US$1.8 millones menos con relación a igual período de 2019. Las importaciones de energía eléctrica registraron un crecimiento de US$3.7 millones.

Lea el documento completo haciendo click sobre este enlace.


🔹 Suscríbete gratis a más información sobre el #COVID-19 en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: bit.ly/whatsapptiempo