Fabio de Souza, de Olimpia, hospitalizado de gravedad

2180

El defensor brasileño naturalizado hondureño Fabio de Souza, fue hospitalizado de emergencia esta tarde en la capital tras sufrir aparentemente de una Trombosis Cerebral, según se ha dado a conocer.

El futbolista de 35 años, no ha estado presente en los últimos entrenamientos del Olimpia, mucho menos concentrado con el club, tras que el fin de semana se mencionó que el futbolista había tenido algunos padecimientos estomacales, extremo que fue confirmado por la parte medica del club.

El ya veterano jugador, quien ha salido campeón en innumerables ocasiones vistiendo la camisa del León, ha mostrado condiciones físicas envidiables, por lo que resulta extraño resentir las ausencias físicas del jugador en cada entreno.

Trombosis cerebral.

Se llama trombosis cerebral (TC) al cuadro neurológico que se produce cuando ocurre la muerte de una zona determinada del encéfalo por falta del riego sanguíneo necesario para la vida, consecuencia de una obstrucción de la luz de la arteria nutricia por un coágulo desarrollado en su interior de manera lenta y gradual.

Etiopatogenia

La TC se produce sobre una lesión vascular previa, que provoca adherencia de plaquetas y fibrina, entre las que quedan atrapados elementos formes de la sangre y se desarrollan coágulos que, en la medida que aumentan de tamaño, reducen la luz del vaso e inducen grados variables de isquemia cerebral, hasta ocluirlo totalmente y provocar el infarto cerebral.

Causas

  1. Aterosclerosis (se agrava con):

Hipertensión arterial.

  1. Diabetes mellitus.
  2. Hiperlipemia.
  3. Hábito de fumar.
  4. Arteritis.

Poliarteritis nudosa.

  1. Arteritis temporal.
  2. Arteritis reumática.
  3. Lupus eritematoso diseminado.
  4. Arteritis infecciosa.
  5. Otras causas.
  1. Displasia fibromuscular.
  2. Radiaciones.
  3. Disección carotfdea.
  4. Enfermedad de Moya-Moya.
  5. Compresiones extrínsecas del vaso (tumores, osteofitos, otros).
  6. Infiltraciones de las paredes (neoplasias).
  7. Vasospasmo (crisis hipertensiva, hemorragia subaracnoidea, manipulación, etc.).
  8. De causas no demostrables.