Comayagüela Por supuesta extorsión este martes se dio a conocer el cierre de «Instituto Modelo» en la zona central de Honduras.

Autoridades del centro educativo informaron que esta semana no se darían clases, a lo que los padres de familia se preguntaron el por qué.

Asimismo, transcendió que el cierre temporal del centro se debería al cobro de extorsión donde el centro debe pagar cierta cantidad por la matricula que efectúan los alumnos.

Autoridades del centro no desmintieron la información; no obstante, una madre de familia manifestó que debido a este cobro ella estaba buscando el traslado para su hijo y se encontró con la sorpresa que el centro se encuentra cerrado.

Es importante mencionar que el centro educativo funciona desde 1980 en nuestro país, por lo que pobladores están lamentando lo ocurrido.

Desfiles que brillaron en el antiguo colegio hondureño
Desfiles que brillaron en el antiguo colegio hondureño

ANTECEDENTE

Debido a la transformación de las 13 escuelas normales del país, la Pedro Nufio decidió cerrar operaciones educativas hace unos meses.

“Cerramos la celebración del 43 aniversario de la Escuela Normal Mixta Pedro Nufio, podemos decir que estamos orgullosos de la institución, es una institución insigne donde nos hemos formado los docentes de todo el país y a pesar de que a nivel nacional existen trece escuelas normales, la Pedro Nufio tuvo estudiantes de toda Honduras”, manifestó la directora antes de su cierre.

Si se habla de comparar la vocación que sentían los jóvenes en los primeros años de funcionamiento en comparación a la de los que han ingresado en los últimos años, manifestó que no ha cambiado.

“Quien abraza la carrera del magisterio tiene que tener vocación, tiene que creer en la transformación de otras personas porque eso es lo que hacemos los maestros”, comentó Flores.

Recuerdos invaden a exestudiantes

Los primeros egresados fueron Salvador Moncada y Gilberto Gamero, como maestros, y Modesto Armijo y Ambrosio Ponce como bachilleres.

En este colegio se fundó un teatro, que hizo representaciones de buenas obras de autores españoles. Los artistas eran los alumnos de mayor edad. Las celebraciones de las fiestas cívicas eran famosas.

Instituto Pedro Nufio pasó a la historia
Instituto Pedro Nufio pasó a la historia

Algunas destacadas señoritas de la ciudad tuvieron la suerte de realizar estudios de magisterio bajo su acertada dirección, entre ellas Trinidad Gamero, que ejerció esa noble profesión por varios años.

Fue hasta años después que la Normal de Señoritas y la Normal de Varones fueron fusionadas. En 1973 ambas instituciones funcionaron como una sola. Desde entonces y hasta la fecha, la institución ha graduado a 25,590 maestros a nivel nacional.

“Una característica de la escuela es que en ella hemos recibido estudiantes de los
18 departamentos, hemos graduado a 25,590 maestros de primaria”, manifestó la directora.

La primera generación de graduados de la Normal, una vez realizada la fusión, fue en el año de 1975. Desde entonces, el tiempo parece apresurado y para la directora hablar de su
formación dentro de la Normal es como hablar de ayer.

Si usted fue normalista, seguramente tiene miles de anécdotas que recuerda sobre esos largos pasillos de colegio.

Historia engalana a la Pedro Nufio

Pero hubo una historia triste que marcó para siempre el nombre de la Normal y un nombre que seguramente jamás será olvidado: Ricci Mabel Martínez.

Ella era originaria de La Ceiba y cursaba el tercer año de magisterio en la Escuela
Normal Mixta Pedro Nufio. Su novio había sido reclutado para cumplir el servicio militar obligatorio, por lo que Ricci Mabel decidió visitar el Batallón de Comunicaciones en las afueras de Tegucigalpa.

Ese mismo día Ricci desapareció, fue violada y asesinada, según los exámenes forenses que se realizaron en aquel entonces.

Su cuerpo fue encontrado el 15 de julio de 1991, cerca de un arroyo. Dos de los sospechosos en el caso fueron el coronel Ángel Castillo Maradiaga y Santos Ilovares Fúnez.

Ahora de la Nufio son sólo recuerdos
Ahora de la Pedro Nufio son sólo recuerdos

Ese hecho todos los normalistas de esa época lo recuerdan y los que no, por lo
menos del nombre de la joven hace eco. Su historia quedará para siempre en las paredes de la institución, en donde emerge una placa conmemorativa.

La última novia normalista fue premiada. La afortunada que pasará a la historia como última soberana es Azucena Mendoza.