Expertos: “crisis actual hace que salud mental de hondureños esté totalmente perdida”

170
Crisis
“El odio y la mortalidad han aumentado notablemente. Eso significa que se está en una situación emocional terrible. Eso llevó a todas esas personas a irse en caravana para Estados Unidos. Arriesgándose a morir o a vivir pero no a seguir aguantando la situación de crisis que están aquí en el país”, aseveró el psicológo, Javier Ucles.

TEGUCIGALPA-HONDURAS. El doctor en psicología, Javier Ucles, aseguró a TIEMPO Digital que la salud mental de los hondureños está totalmente perdida debido a la crisis política, económica y social que se vive en el país.

Ucles, indicó que cuando dice que la salud mental está perdida no quiere decir que todos estén locos. Sino que la gente está mucho más estresada, nerviosa, depresiva, agresiva, violenta, descorazonada, desesperanzada y sin esperanzas de nada, ni de encontrar empleo o tener mejores condiciones de vida.

A efecto de eso, el experto, afirmó que dichas situación hace que haya inclusive mucho más consumo de alcohol y drogas entre los compatriotas.

“El odio y la mortalidad han aumentado notablemente. Eso significa que se está en una situación emocional terrible. Eso llevó a todas esas personas a irse en caravana para Estados Unidos, arriesgándose a morir o a vivir pero no a seguir aguantando la situación de crisis que están aquí en el país”, aseveró.

Nota relacionada: Honduras: Consejos para tener una buena salud mental

Crisis que se vive incrementa posibilidades de sucedidos en hondureños

Asimismo, el doctor señaló que todos esos problemas políticos, económicos y sociales que se viven en Honduras pueden influir en que más hondureños tengan pensamientos suicidas.

“El comportamiento que está pasando el hondureño hace que la persona en un momento dado, cuando vea que no hay solución, piense en que la única solución es el suicidio, quiero afirmar que el suicidio no es ninguna solución, porque en vez de ser solución, es una complicación porque si la persona se suicida pues se murió y se fue. Pero el daño que se le hace a la familia, a los seres queridos y amistades, quedan marcadas, estigmatizadas y desdichadas de por vida”, indicó el entendido en el tema.

De ese modo, explicó que el suicidio tiene varios niveles y que la primera etapa comienza cuando la persona tiene ideas de suicidarse. Eso, porque tal vez es una persona desdichada por la situación de empleo, que no tiene dinero y que tiene deudas o está en una situación morosa complicada.

Después la persona ya en un segundo grado comienza a planear cómo o en que forma se va a quitar la vida y el tercer nivel es cuando lo intenta y puede ser que lo logre o no lo logre.

“La mayoría de los suicidios son evitables, lo que pasa es que la persona que anda con la idea, con el plan o con el deseo de suicidarse, generalmente lo mantienen como secreto. Se quedan callados, no se lo cuenta a nadie, es allí donde no permite que se le ayude”, puntualizó Ucles.

Ucles: “Otro punto importante es que la gente se ha alejado de Dios”

Otro punto importante que agregó a parte de la desdicha de los hondureños ya sea por la falta de empleo y las demás calamidades que sufren, es que la gente se ha alejado de Dios.

“Eso significa que la persona pasa de mal carácter, se siente más infeliz y desde luego más desdichada. Entonces, entre más cerca de Dios, la gente está en otra situación emocional y con menos peligro de cometer un suicidio”, expuso.

Por tal razón, el especialista apuntó que la presión generada por la crisis que vive Honduras es tal que él piensa que toda la ciudadanía está tocando fondo.

“Estamos tocando fondo por ese montón de calamidades y porque no hay una respuesta clara y convincente. La única respuesta que se ha visto de todo esto es que salieron miles de hondureños que se fueron caminando en la caravana”, criticó.

Además, el psicólogo sostuvo que el desencanto y la frustración que es terrible entre los hondureños, está provocando que se viva en condiciones de tristeza en el país.

“Eso a todos nos afecta de alguna manera, directa o indirecta. El hecho de que no se vea respuesta satisfactoria significa que la salud mental está llena de odio, depresión, tristeza.

Lo anterior, hace que sea grave porque no hay psiquiatra ni medicinas para todo el mundo,  así como no hay trabajo para todo el mundo”, consideró.

Estado emocional dañado provoca desesperación entre hondureños

El entrevistado reiteró que el estado emocional dañado perjudica la salud del cuerpo por un lado. Por otro lado, hace que la persona que se siente mal y desesperada.

“Puede ser que sea un show de alguien diga: bueno me quiero matar y se pone en un lugar visible y a lo mejor se mata o no se mata. A veces el intento suicida que no se convierte en suicidio se puede tomar como gesto suicida. Bien hay alguien quiere manipular algo o sacar alguna ventaja, como por ejemplo, el adolescente que lo dejó la novia o que lo regañaron en su casa por haberse quedado en las materias”.

“Pero, hablando de adultos, por ejemplo, en esa caravana uno puede ver que un montón de gente se quiere ir de Honduras. Ahora es un discurso nuevo. antes era me quiero ir a Estados Unidos. Ahora el discurso que ellos están mencionando es no quiero estar en Honduras. Pareciera que están detestando o rechazando su paí y que cualquier otro lado puede ser mejor que el de acá de Honduras”.

“Por otro lado, ir en esas situaciones en alguna medida es una actitud suicida. Cierta gente dicen yo me voy, si me pasa algo que me importa, pero ya no quiero estar acá. Hay cierta gente con mucha rabia, mucho rencor mucho resentimiento y mucha rebeldía y que dicen, bueno, me voy, qué importa si me pasa algo. Uno también en la calle se arriesga porque en un momento dado puede sucederle cualquier cosa producto del altísimo nivel de violencia y la situación estresante que se tiene en Honduras”, concluyó el experto.