25.1 C
San Pedro Sula
viernes, diciembre 9, 2022

Exfuncionario saca a flote los problemas e intrigas en Consulado de Barcelona

Debes leer

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Diario TIEMPO Digital reveló el abandono en que se encuentran cientos de hondureños en España ante la negligencia del Consulado de Honduras en Barcelona. Las denuncias son incontables, pero eso no es todo, pues, según el compatriota Julio César Tróchez, a lo interno del consulado hay muchos problemas.

Tróchez creó la Asociación de Hondureños Solidarios en Barcelona.  Además, durante seis años trabajó en el consulado de Honduras, ubicado en Barcelona, España. Sin embargo, a él se le despidió por ayudar a sus connacionales que no tenían papeles y necesitaban de un trabajo.

Pero no solo por eso se le despidió sino que también porque el año 2019 ayudó con otro grupo de hondureños solidarios a recaudar 14 mil euros “que fueron entregados a hondureños necesitados por diferentes causas”.

Él cuenta que así como otros hondureños, él se vio obligado a huir de Honduras hace siete años por la situación que desde años vive el país. Contó que él no tuvo la dicha de que alguien lo recibiera y le ayudara en el país ibérico.

Relató que él comenzó a laborar en el consulado en el 2012 sin cobrar un salario debido a que no había presupuesto para pagarle. Lo contrataron oficialmente como empleado del consulado en 2013. Sin embargo, solo laboró cinco años y medio, pues en los últimos seis meses le hicieron la vida imposible.

Nota relacionada: Sin empleo y en la calle: Hondureños sufren por indiferencia de Consulado en Barcelona

Despido fue planificado durante seis meses

Además, dijo que su despido fue planificado por la vice-cónsul en Barcelona, Alejandra Martínez, la cónsul de Honduras en Barcelona, Sandra Mata, el cónsul de Honduras en Miami, Estados Unidos, Gerardo Simón, la directora de Asuntos Consulares, Glenda Zamora y la jefa de recursos humanos, Denia Ortiz.

Tróchez manifestó que su despido fue planificado durante seis meses y que “ojalá que ellos hubieran aprovechado ese tiempo para homologar la licencia de conducir para los hondureños”.

Comentó que fue la vice-cónsul, Alejandra Martínez que le dijo los motivos de su despido y textualmente le explicó: “Julio, los motivos por los cuales no puede seguir en el consulado son bastantes graves y son los siguientes: usted ayuda y le consigue trabajo a hondureños que están de forma ilegal en España; y una persona que ayuda a ilegales, está haciendo cosas ilegales por lo tanto esa persona se vuelve ilegal. En consecuencia, el consulado no puede estar ligado a una persona que hace cosas ilegales como usted”.

Pero ese no es el único motivo, pues también le mencionó el hecho de realizar recaudaciones de dinero para los hondureños y que eso era ilegal.

“No vamos a permitir que personas que hacen cosas ilegales trabajen en el consulado”, le dijeron.

Además, en la denuncia, Tróchez manifestó que la vice-cónsul, Alejandra Martínez, ya tiene seis años laborando en la misma sede consular; según la Ley Consular, ella a los cuatro años debió haber abandonado ese puesto o irse de traslado a otro consulado, sin embargo, sigue allí, dijo.

Mala atención en el consulado de Barcelona no son nuevos; la pandemia del COVID-19 solo los agravó

Los problemas de los hondureños que buscan ayuda o realizan un trámite en el consulado en Barcelona, no solamente se han presentado durante lla pandemia del COVID-19. Según la denuncia de Tróchez, estos problemas ocurren desde hace bastante tiempo.

Denunció que el comportamiento ofrecido por los empleados del consulado hacia los hondureños es “frió, distanciado y hasta cierto punto indiferente”. Este trato se agravó con la pandemia del COVID-19.

La falta de atención hacia los hondureños que se encuentran en el país europeo, llega a tal punto que a una hondureña le negaron el derecho a hacerle su pasaporte. Además, la cónsul solo porque quiso la envió a Madrid, lamentó Tróchez.

Lea también: EEUU: catrachos se unen y recaudan fondos para sala COVID de Olanchito

Problemas internos en la oficina consular de Honduras en Barcelona

Además, Tróchez, manifestó que la mala atención se deriva de problemas internos en el consulado de Honduras en Barcelona. El personal es gente que no tiene vocación de ayudar, manifestó Tróchez en su denuncia.

Otro de los problemas es el atraso en los tramites que llegan a hacer los hondureños al consulado. Pues, según la denuncia realizada por Tróchez, la cónsul y vice-cónsul no atienden a las personas si éstas no tienen cita, incluso, comentó, no atienden a los connacionales aún y cuando estos lleven todos los documentos requeridos para el trámite a realizar.

Abusos cometidos en la oficina consular antes de la pandemia del COVID-19 

Los abusos que se han cometido en la oficina consular de Honduras en Barcelona, no son recientes, ni se han derivado de la pandemia del COVID-19. Tróchez asegura que los malos tratos vienen desde antes.

Entre los abusos cometidos por las autoridades del consulado en Barcelona, está el caso de una señora de la tercera edad, que viajó desde Olot, provincia de Gerona, hasta Barcelona.

Según lo relatado por Tróchez, la señora presentó toda la documentación para el trámite que iba a realizar, sin embargo, la cónsul no le atendió solo porque ella no había podido realizado su cita, por lo tanto, hicieron que ella volviera al siguiente día.

Agregó que él fuera de su horario le agendó la cita a la señora, pese a que las autoridades habían prohibido hacer citas a los hondureños en el consulado. Al siguiente día la señora volvió, pero al abrir las puertas del consulado, según Tróchez,  la señora se desmayó en la puerta de la sede consular.

Abusos constantes 

Pero ese no es el único abuso que las autoridades han cometido hacia los hondureños que han buscado ayuda en el consulado. En una ocasión, una joven hondureña viajó ocho horas en autobús desde Asturias para poder llegar al consulado, al igual que la señora llevaba los documentos en regla, sin embargo, la cónsul no le quiso atender por “la dichosa cita”.

Según el relato de Tróchez, la muchacha lloró y suplicó, pero las autoridades consulares no le quisieron atender. “Me sentí impotente nuevamente, o como la cónsul dijo el mártir”.

Tróchez, manifestó que esos son algunos de los abusos, pero que tardaría todo un día en contar los constantes abusos que se han venido cometiendo en el consulado y que ahora con la pandemia delCOVID-19 se han agravado.


  • Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: bit.ly/whatsapptiempo

 

 

Estás a un paso de recibir nuestro PDF Gratis

Última Hora

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido