Exfuncionario de la Policía recibió carro lujoso de «El Chapo»

542
Exfuncionario
El automotor ingreso de forma fraudulenta al país

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Este día trascendió la noticia de que un exfuncionario de la Policía Nacional de Honduras recibió de Joaquín Guzmán Loera, «El Chapo», un lujoso carro como regalo.

El automotor es un Chevrolet Silverado que soporta disparos de fusiles de grueso calibre. Según fuentes, está en un estacionamiento municipal de San Pedro Sula.

Es preciso mencionar que este automotor ingresó en 2005 a Honduras de forma fraudulenta a través de una aduana inexistente.

Según datos proporcionados en ese momento, el vehículo fue obsequiado a un alto oficial que dirigió la Dirección Nacional de Servicios Especiales de Investigación (DNSEI), identificado como Lázaro Freddy Lagos. Este contó con la colaboración de varios agentes de la escala básica para movilizarlo.

Para que el Silverado pudiera circular con libertad y sin levantar sospechas, se utilizaron permisos provisionales de la extinta Dirección Ejecutiva de Ingresos, favoreciendo al alto funcionario que tuvo fuertes vínculos con el Partido Nacional entre 2002 y 2006.

La autorización para el ingreso del lujoso automóvil, el cual se modificado en México, llegó de altas autoridades. Asimismo, se descubrió en su interior una incuantificable cantidad de dólares y su destino fue las instalaciones de la Secretaría de Seguridad.

Tal hallazgo ocurrió cuando especialistas antibombas realizaron una inspección al carro para determinar si el mismo portaba explosivos, de acuerdo a investigaciones.

En un momento se frustró el intento de ingreso de la unidad porque los pretendientes aspiraban a ingresarla sin el pago de impuestos.

Puede interesarle: ATIC captura a jefe de la Policía Nacional por supuesto asesinato

Empleados del capo de la droga se encargaron de ingresar el vehículo

Datos revelaron que empleados de confianza de Guzmán Loera se encargaron de llevar el carro desde el estado de Yucatán hasta la aduana de El Florido, en Copán.

En 2013, el exjefe policial Ramón Sabillón envió el expediente respecto al caso a su superior Juan Carlos Bonilla. Eso para que tomara medidas en torno al presunto ilícito.

Es preciso señalar que hasta la fecha, todo quedó en silencio. El caso debió ser consignado al Tribunal Superior de Cuentas (TSC) para las respectivas investigaciones. Posteriormente pasó  al Ministerio Público para que formulara una acusación penal.

Chapo tenía buenas relaciones con altos mandos de la policía

Joaquín el Chapo Guzmán mantenía buena relación con altos mandos e intermedios de la Policía Nacional.

Estas relaciones se mantuvieron con bajo perfil a fin de evitar escándalos o investigaciones. Asimismo, se evito poner en evidencia la colusión de la fuerza pública con el narcotráfico y criminalidad organizada.

Lo anterior, le permitió a Guzmán, venir de “vacaciones” al país y trasegar narcóticos, en colaboración con cárteles locales. Como pago a su colaboración el Chapo, dio lujosos regalos a algunos oficiales.