Excapitán Santos Orellana denuncia que desconocidos intimidan a su familia

990
Santos Orellana
Según Santos Orellana, desconocidos intentaron a asaltar su vivienda ubicada en Tegucigalpa.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Este martes, el excapitán Santos Orellana, y su esposa, Jennifer Bonilla, denunciaron que sus parientes sufrieron intimidación de parte de sujetos desconocidos en su casa de habitación ubicada en Tegucigalpa.

Como se recordará, a Santos Orellana las Fuerzas Armadas de Honduras le dieron de baja por denunciar el año pasado la vinculación de Tony Hernández, hermano del presidente Juan Orlando Hernández, en temas del narcotráfico.

En su momento, Santos Orellana denunció que la avioneta que había decomisado en un sector de La Mosquitia era una droga  con procedencia para Tony Hernández.

A raíz de eso, el capitán en retiro en las últimas horas denunció a través de radio Globo que es víctima de intimidación por individuos desconocidos. Eso, porque hoy junto a su esposa llegaron a la casa que tienen en Tegucigalpa y desconocidos pretendieron asaltar su vivienda.

De acuerdo al exmilitar, los sujetos amarraron a la empleada doméstica y llegaron preguntando por él, su esposa y sus hijos.

“De lo que he hablado del hermano del presidente y de las Fuerzas Armadas, hoy me mandaron un personal. Yo les aseguro que ese personal es de la Fuerzas Armadas por la forma que llegaron a operar a la casa. A registrarme y botar papeles. Se metieron a preguntar la dirección de mis hijos”, relató Santos Orellana.

Nota relacionada: Rodríguez Orellana: «¿Qué dirán en las FFA, era yo o ellos los corruptos?

Santos Orellana pide al jefe de las F.A.H, tener carácter

A efecto de eso, el excapitán le pidió al jefe de las Fuerzas Armadas, general Ponce Fonseca que tenga carácter. Y, que lo llame a él. O, que se enfrenten Frente a Frente para ver qué es lo que pasa. Sino mejor que le pregunte al presidente, Juan Orlando Hernández cual es el problema.

“Yo denuncié en aquella época el narcotráfico en Honduras, entonces que me digan a mí pero que no se metan con mi familia y mi hijos. Porque si no entonces, voy a comenzar a decir los nombres de todos los generales. Y, de todas las personas que están involucrados en narcotráfico en Honduras”, advirtió el entrevistado.

Respecto al  comunicado por la FA.H., donde señalan que si él Santos Orellana tiene pruebas de lo que dice que las presentes, el excapitán declaró
“Yo no le voy a dar pruebas a los jefes del Estado Mayor Conjunto si ellos perfectamente saben quiénes son los involucrados. Quienes trabajan con el narcotráfico”

De ese modo, señaló “Pregúntele ahí al secretario de Defensa, al general Díaz Zelaya, que era la misma organización que cuando yo denuncié a Tony Hernández. Yo no sé qué es lo que se preguntan hoy en día que es lo que quieren saber. Miedo no le tengo a las Fuerzas Armadas ni al presidente de la república”, aseguró.

Santos Orellana: “Voy a seguir hablando porque tengo más información

Santos Orellana reiteró que no le anden mandando gente para eso. “Si ellos me quieren llevar que me denuncien y me lleven ante un tribunal. O que me digan que tienen ellos contra mí para que nos arreglemos”, indicó.

“Pero de esta forma que dicen que porque me van a intimidad yo no voy a seguir hablando. Voy a seguir hablando porque tengo más información que le puedo dar al pueblo hondureño de la corrupción en este país”, sentenció.

Asimismo, comentó que él este marte viajó a la Ceiba por un juicio oral y público de la misma situación que en esa época que el Gustavo Regalado Tabora les entregó un cargamento que decomisaron en una operación militar.

“Un año después fui enjuiciado por allanamiento de morada. Y, tortura por lo que a las tres de la tarde se dará resolución”, apuntó.

Trabajadora doméstica: “Hombre Armado peguntó por los hijos del excapitán”

Por su lado la trabajadora doméstica, relató que ella barría afuera de la casa específicamente en la acera. “Luego de terminar el aseo normal allí digo a cerrar la puerta pero siento que me la jalan de afuera. Era un muchacho  que me preguntó por el capitán Orellana, yo le dije que no estaba. Luego me pregunto por los niños, entonces el andaba armado. Y, me estaba apuntando con la pistola. Yo le dije que los  niños no estaban que andaban en la escuela”, contó la asustada mujer.