Barralaga
Los detenidos fueron enviados a prisión después de la audiencia inicial

Tegucigalpa, Honduras. -El ex jefe policial de Honduras, Jorge Alberto Barralaga, quien fue detenido este domingo, junto a su esposa y cuñada, fue enviado a la cárcel de Támara, Francisco Morazán, por estar acusado del delito de lavado de activos.

En ese sentido, un juez con jurisdicción nacional determinó este lunes, enviar a Támara a Barralaga.

Por su parte, la  esposa del ex jefe de la policía,  Reyna Ayala, su cuñada, Edith Roca, Montse Fraga, compañera sentimental del capo hondureño Wilter Blanco, también fueron detenidas este domingo, por delito de Lavado de Activos.

En ese sentido, mientras que Barralaga fue enviado a Támara, las otras tres mujeres fueron trasladadas al Centro Femenino de Adaptación Social de Honduras (Cefas)

El trasladado de los imputados se realizó después de haber concluido la audiencia de declaración de imputado. Misma que se realizó en los juzgados capitalinos este lunes.

A dicha audiencia, se presentaron estas cuatro personas, a quienes se les dictó la detención judicial correspondiente.

Barralaga, su esposa Reyna Ayala fueron capturados el domingo en la residencial Las Cascadas.

Por su parte, Edith Roca, cuñada de Barralaga, fue detenida en Sabá, Colón. Mientras que Montse Fraga, compañera sentimental de Wilter Blanco, capo extraditado a EEUU, fue detenida en la ciudad de La Ceiba.

Relacionado: En manos de las autoridades una lujosa vivienda en Residencial Portofino Hills

Barralaga
Este fue el anuncio del MP en cuanto al traslado a prisión de los acusados

Aseguran bienes

Por su parte, el Ministerio Público, mediante la Operación Perseo, este día, comenzó a asegurar los bienes de la familia Barralaga.

Para este día se esperan el aseguramiento de 42 bienes inmuebles. También 332 bienes muebles. Entre los que están autobuses y camiones de carga.

Además se procederá al congelamiento de diversas cuentas bancarias. Y al allanamiento de varias sociedades mercantiles.

Según los expertos forenses en delitos financieros, en los últimos meses se movieron más de 1900 millones de lempiras, entre cuentas relacionadas de los imputados.

Las indagaciones además, muestran la existencia de un grupo organizado de personas. Mismas que durante un gran periodo han procedido a realizar adquisiciones e inversiones.

Esto anterior, con el fin de convertir y ocultar activos cuya procedencia no tiene justificación económica.