TEGUCIGALPA. Desempleo e inseguridad es lo que refleja la historia de la joven Bessy Yohana Sauceda, quien fue asesinada y su cadáver fue encontrado en la Colonia América, el pasado sábado.

Pues según información que trasciende, la ex centralista de 18 años de edad, salió a buscar trabajo porque quería apoyar económicamente a su familia.

La joven Bessy salió de su hogar en la colonia Arcieri de Comayagüela en búsqueda de un empleo junto a su novio quien también fue asesinado. Esto, sin saber que en lugar de un trabajo encontrarían la muerte. Según los forenses, el cadáver de la joven Bessy, estaba semi decapitado y con señales de tortura.

Excelencia académica

Por su lado, el director del Instituto Central Vicente Cáceres (ICVC), Alejandro McCarthy, lamentó la muerte de la joven Bessy.

Lo anterior, porque era muy buena estudiante, «sus notas reflejan eso» manifestó el director del centro educativo. La joven asesinada, «cursaba el último año de Finanzas y era de excelencia académica» dio a conocer McCarthy.

Por otro lado, uno de los cadáveres que fue encontrado en un cementerio clandestino en la aldea El Lolo, en Comayagüela, también era estudiante del «Central». La joven respondía al nombre de Angélica Sarahí Hernández, de 19 años de edad. Además, la hoy occisa deja dos niños huérfanos, uno de dos años de edad y otro de un año.

El cadáver de la ex centralista Angélica Sarahí, fue identificado por sus familiares, por un tatuaje en su mano. El tatuaje en la mano de la hondureña asesinada es unacombinación de las letras “M” y “R”. En las próximas horas se llevarán de la morgue capitalina el cuerpo sin vida de Angélica.

Cadáveres del Lolo presentan señales de tortura

Medicina Forense informó que los tres cadáveres tienen señales de tortura. Asimismo, dieron a conocer que los cadáveres tienen al menos unos doce días de haber sido asesinados.