ALERTA MÁXIMA| ¿Es más peligroso el “ojo” del huracán Iota que el de Eta?

218
huracán Iota y Eta
Aquí le traemos las opiniones de expertos respecto al tema.

SAN PEDRO SULA, HONDURAS. El diámetro del «ojo» del huracán Iota es un hecho que preocupa a muchas personas últimamente, ya que algunos sostienen que su tamaño es preocupante.

Debido a lo mencionado, le brindamos información referente a lo mencionado, asimismo se contactó a varios expertos para que brindaran sus ponencias al respecto.

El diámetro típico del ojo de un huracán es de unos 40 kilómetros, aunque existe un amplio rango de tamaños.

Al respecto, en horas más tempranas un medio internacional publicó que el ojo de Iota era de 50 kilómetros de diámetro.

Según los datos, hay desde ojos que han llegado a superar los 300 kilómetros de diámetro, hasta los llamados “ojos de alfiler”, de escasos kilómetros, que se forman en ocasiones cuando la intensificación del sistema tropical es muy rápida.

Evento meteorológico 

Maynor Rodríguez, experto en geología, le comentó a Diario Tiempo Digital en una entrevista entablada que, Eta fue un evento meteorológico que estuvo en contacto con una masa de aire frío. En cambio Iota no tiene una presión de una masa de aire frío, y son realmente dos sistemas muy diferentes en su génesis, y por ende, tendrán comportamientos bastante diferentes, según lo informado por el experto.

Un huracán que posee un ojo de diámetro mayor, significa que, por donde pasa genera una zona de más impacto, externó Rodríguez.

Cuando el ojo del huracán es mayor, eso se relaciona con la intensidad, dijo el experto en geología. El diámetro del ojo está relacionado con la intensidad que lleva el huracán, culminó diciendo en la entrevista.

Diferencia

TIEMPO Digital también hizo contacto con Lidia Torres, directora del Instituto Hondureño de Ciencia y Tecnología. Ella dijo que, la diferencia entre Iota y Eta es considerable, debido a la velocidad de los vientos, y por lo tanto, la intensidad de Iota “es mayor”, según su opinión.

También se obtuvo contacto con Oscar Elvir, coordinador de la maestría en Gestión de Riesgos y Manejo de Desastres de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH). Él dijo que, según el pronóstico del Centro Nacional de Huracanes (NHC), la ruta que va a tomar este huracán en Honduras es por el oriente, en el departamento de El Paraíso, Olancho, y parte sur de Francisco Morazán, y saldría por la zona sur. Mencionó que terminaría como depresión tropical en El Salvador.

Habrá muchas lluvias, recalcó el experto. No obstante, dijo que no afectará como el huracán Mitch, de acuerdo a su explicación. Explicó que los lugares afectados serán los mismos que presentaron daños por Eta.

Aclaró que Iota se ha convertido en el mayor de los huracanes de la temporada, y por lo tanto, así como es de intenso, así serán los daños en Nicaragua y Honduras.

Es esencial que nos preparemos, específicamente en las zonas consideradas como riesgosas, consideró.

Sostuvo que debemos estar listos con comida que no necesite de refrigeración. Recalcó que entrará como tormenta tropical a Honduras, pero eso no significa que no existan riesgos, recordó el experto en la materia.

Respecto al ojo del huracán, Elvir aclaró que, el ojo de un huracán no puede medir 50 metros como circula en algunas imágenes, porque estos huracanes de escala mayor miden de diámetro cientos de metros, considerando la envergadura de las bandas. Externó que, el diámetro del ojo de un huracán anda entre 30-65 kilómetros.

Ojo del huracán 

Según estudios, en los diferentes estadios evolutivos, la forma del ojo varía, al cambiar la morfología de las paredes que lo rodean. No es raro ver cómo un ojo inicialmente circular se transforma en una elipse, y posteriormente degenera en una estructura amorfa, sin forma definida.

Puede interesarle: Eta: bombero rescató aproximadamente 600 hondureños; soñaba con ayudar a otros

En las paredes del ojo es donde se dan las condiciones meteorológicas más extremas y por tanto donde tienen lugar los fenómenos más violentos. Allí es donde se alcanzan las rachas máximas de viento y donde llueve con mayor intensidad.

La pared está constituida por un rosario de gigantescas tormentas que forman un anillo central conectado a través de una serie de corredores de viento con forma espiral con otros cinturones de tormentas más exteriores. Los cumulonimbos del anillo interior alcanzan alturas superiores a los 16 kilómetros de altura y se autoalimentan constantemente.