Eta e Iota: Hay más de 4 millones de personas afectadas, según Copeco

233
Las dos tormentas Eta e Iota dejaron más de cuatro millones de personas afectadas en Honduras, según el último recuento de Copeco.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Eta e Iota dejaron más de cuatro millones de personas afectadas en Honduras, según el último recuento de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco).

El jefe del Comando de Incidencias de Copeco, Marvin Aparicio, aseguró que sumando los afectados por Eta y los reportados esta última semana por Iota, son más de cuatro millones las personas damnificadas.

«Iota ha afectado hasta el momento 738 mil 632 personas en forma directa y eso aparte de los 3.4 millones de afectados por Eta. Estamos hablando que podría llegar a superar los 4 millones de personas», exteriorizó.

Lea también – Copán: Cuatro municipios están «a punto de desaparecer», lamenta regidor 

Sin embargo, el funcionario de Copeco explicó que estas cifras van en aumento, según la mejora en el estado del tiempo en el territorio nacional.

«Faltan todavía más evaluaciones, es decir, a medida que van mejorando las condiciones climáticas, nos vamos dando cuenta del daño real que nos causaron estos dos fenómenos en menos de dos semanas», mencionó.

Asimismo, Aparicio brindó datos sobre daños infraestructurales en todo el territorio hondureño.

«Se registran además 25 mil 616 viviendas afectadas, 87 tramos dañados o colapsados, en diferentes ejes carreteros; unos 13 puentes totalmente destruidos, estos son aparte de los 45 que fueron afectados por Eta; y existen 30,548 personas trabajando en labores de rescate y salvamento», precisó.

Albergues habilitados

Miles de familias hondureñas actualmente se encuentran en los albergues habilitados y Aparicio recomendó a las personas en zona de riesgo movilizarse a estos sitios.

«Hay unos 969 albergues habilitados donde 88 mil 722 personas se encuentran integradas en 18 mil 400 familias”, detalló.

Él dijo que, cuando empezó Eta se anunció la apertura de más de 1,200 albergues en todo el país, pero a consecuencia del aumento de los daños de ambos fenómenos es que esa cifra de refugios se ha mantenido.

«Estamos recomendando que donde todavía hay riesgo las personas no deben regresar a sus hogares, sino que mantenerse en esos refugios», sugirió.