25.1 C
San Pedro Sula
miércoles, mayo 25, 2022

Eta | Día 5: Valle de Sula se inundó, hubo muertos y rescates

Debes leer

TEGUCGALPA, HONDURAS.- Ingresó Eta al territorio nacional y la catástrofe se veía venir, la población imploraba “Dios mío ayúdanos” tras presenciar las devastaciones que el fenómeno natural generaba en Nicaragua y en la zona fronteriza de Honduras, específicamente en Trojes, El Paraíso.

catástrofe Eta
Trojes, El Paraíso.

En ese momento la ciudadanía del Valle de Sula no sabía lo que le esperaba. Eta convirtió, en cuestión de horas, a esa región del país en el lago sucio y lleno de agua más grande de Centroamérica.

Eta tocó tierra en Nicaragua como un poderoso huracán de  categoría 4, arrasó con viviendas y destruyó todo a su paso pero al llegar a territorio hondureño su potencia se degradó a tormenta tropical, sin embargo, el peligro era inminente.

La tormenta tropical ingresó a Honduras por el municipio de Trojes pero rápidamente afectó a otros municipios, especialmente el Valle de Sula. Habían derrumbes e inundaciones fuertes que afectaron la zona productiva que se convirtió en la peor de las pesadillas para sus habitantes.

El paso de Eta por el municipio de Trojes dejó como saldo tres personas desaparecidas y 39 viviendas dañadas. Las constantes lluvias que se presentaron provocaron que este municipio quedara completamente incomunicado con la ciudad de Danlí.

Sin embargo, con el pasar de los días la tormenta afectó a más de 300 mil personas y ocasionó pérdidas millonarias en el país.

catástrofe Eta
Valle de Sula inundado.

Lea también: Eta | Día 4: cae el puente Saopín y Pimienta queda “sepultada” 

Valle de Sula no esperaba la catástrofe 

La tormenta avanzó por el territorio nacional hasta llegar al Valle de Sula donde la catástrofe de ese nivel no se esperaba.

catástrofe Eta
Más de 300 mil personas damnificadas dejó Eta.

“Esto es peor que el Mich, jamás habíamos presenciado esto”, decían las personas del Valle de Sula que quedaron atrapadas en los techos de sus casas, mientras veían con asombro la devastación que provocó Eta, la “peor” tormentas tropical que azoto al país.

El tiempo pasaba y las lluvias no cesaban. Las graves inundaciones hicieron que el principal aeropuerto internacional de la ciudad de San Pedro Sula, el Villeda Morales, cerrara sus operaciones a vuelos internacionales y quedara prácticamente bajo el agua.

Ya no había vuelta atrás y miles de afectados por las inundaciones se desesperaron por las tensas, inciertas e interminables noches. No había forma de sacar a tiempo a tantos damnificados.

A lo largo del día, los rescates fueron dramáticos; las corrientes de agua eran muy fuertes y aún para las lanchas y los cuerpos de socorro la situación era de grave riesgo.

En Cortés, la grave situación sacudió al departamento entero: San Pedro Sula y zonas como Chamelecón, La Planeta y los sectores circunvecinos, merecieron atención masiva.

catástrofe Eta
Aeropuerto Villeda Morales totalmente inundado.

La gente trató de salir de sus casas anegadas, en medio de torrentes que les superaban por mucho en altura. El aeropuerto internacional Villeda Morales quedó inundado y ciudades del Valle de Sula como Puerto Cortés, Choloma, La Lima, Villanueva, Cofradía y Pimienta, también sufrieron los embates del ciclón.

“Yoro vive un drama completo, El Progreso, “la perla del Ulúa”, no resistió las afectaciones de las abundantes lluvias. Las evacuaciones eran masivas y los daños eran incuantificables. Hay vidas, cultivos, calles, carreteras y puentes destruidos, casas arrancadas desde sus cimientos, derrumbes y una estela de dolor”, relató uno de los afectados.

Primeros desembolsos 

Ante la devastación provocada por Eta, el pleno del Congreso Nacional (CN) y COPECO gestionaron un plan de análisis y respuesta para enfrentar el fenómeno natural.

Mientras que, ante la emergencia una Organización No Gubernamental (ONG) preparaba su primer donativo para las personas severamente afectadas. Cien mil dólares aportaron para apoyar a los que perdieron todo.

Por su parte, el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) también desembolsó 35 millones de dólares para que Honduras enfrentara Eta.

Pero eso no detenía a las fuertes lluvias que continuaron llenando toda la región del Valle de Sula. Lanchas llegaban para rescatar a los sobrevivientes pero las mismas no se daban abasto. Desde el techo de sus casas, cientos de personas suplicaban que los ayudaran.

catástrofe Eta
Las inundaciones arrasaron con todo a su paso.

CA-5 incomunicada 

Otro golpe de Eta se gestaba, las fuertes lluvias que generó hicieron que a la altura del kilómetro 132 de la carretera CA-5, una gran proporción de tierra se derrumbara impidiendo el paso vehicular a la altura del municipio de Taúlabe, departamento de Comayagua.

La caída de rocas y sedimentos abarcó los dos carriles y bloqueó por completo ambas vías. Eso interrumpió el tránsito de automóviles por varias horas.

En ese momento, el Valle de Sula estaba prácticamente sumergido bajo el gua y para empeorar la situación las autoridades de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) programaron descargas de agua controladas de la Central Hidroeléctrica Francisco Morazán mejor conocido como represa “El Cajón” que se ubica en Santa Cruz de Yojoa, departamento de Cortés.

La población entró en pánico porque sabían que el peligro continuaba. Ellos trataban de luchar por sus vidas y sus pertenencias pero una vez tras las llenuras eso era el comienzo del martirio que tuvieron que vivir.

Algunos prefirieron no abandonar sus casas y decidieron morir honrando lo que alguna vez vieron como imposible.

catástrofe Eta
Eta es uno de los peores fenómenos naturales que afectó a Honduras.

El agua arrasó con todo en Valle de Sula 

El agua arrasó con todo en el Valle de Sula, hubo decenas de muertos, miles de personas damnificadas, otras en albergues, pero los derrumbes continuaban en la zona norte de país, la más afectada por el fenómeno natural.

Ya para ese tiempo había personas atrapadas en los sectores de Planeta, La Lima, gente que vivió en La Céleo Gonzales, Guaymuras, la Planeta, Independencia, Jerusalén, La Mesa, Sitraterco, Oro Verde, Villa Esther y La Paz. El nivel que alcanzó el agua era tanto que casas de dos pisos sirvieron como refugio antes las inundaciones.

Los desbordes de ríos arrasaron con viviendas, vehículos, inundaron colonias y causaron daños, dejando personas atrapadas y llevándose hasta puentes como el emblemático “Rieles” en Pimienta, donde antes pasaba el ferrocarril, relató un sobreviviente.

En videos difundidos se observó cómo poco a poco el torrente hizo que el puente Rieles se desprendiera, y de un momento a otro, el agua lo arrastró. La emblemática estructura desapareció en apenas unos segundos.

Los espectadores se mostraron indignados porque el puente era una pieza histórica en Pimienta. Los residentes de la zona estaban sorprendidos, pese a ser viejo, nada lo había derribado. Hasta que las lluvias subieron el caudal del Río Ulúa.

catástrofe Eta
Eta y la catástrofe que veía venir.

Ríos obstaculizaron tramos

Tras las fuertes precipitaciones que trajo la depresión tropical Eta, muchos caudales de los ríos incrementaron y la mayoría de ellos se desbordaron y bloquearon las carreteras.

En instancias mayores, obstaculizaron tramos carreteros necesarios para la comunicación entre municipios. En Pimienta, Cortés los pobladores se mostraron preocupados con la crecida del Ulúa. Ellos corrieron el riesgo, las lluvias incrementaron el caudal hasta donde se encuentra la nueva carretera por donde transitaban.

Además, para esos momentos las inundaciones que generó Eta habían hecho que una zona quedara prácticamente desaparecida porque el agua, llegó a “tapar” las viviendas en Pimienta.

Los mismos casos ocurrieron en otras regiones, los pobladores clamaron ayuda de manera urgente, por días trataron que el agua no los alcanzara.

Las pérdidas humanas a raíz de la depresión tropical Eta iban en aumento con rapidez y los deslaves eran la principal causa.

En esa fecha se reportó el fallecimiento de dos menores de edad, quienes murieron soterrados por las condiciones climatológicas.

catástrofe Eta
Más de 30 horas permanecieron los hondureños en sus tejados.

Personas que murieron 

Las pérdidas humanas a raíz de la depresión tropical Eta van en aumento con rapidez y los deslaves siguen siendo la principal causa.

En esa ocasión se reportó el fallecimiento de dos menores de edad, quienes murieron soterrados

Según informó la Policía, fueron alertados por vecinos de la comunidad de la aldea Nueva York, municipio de El Níspero. Los agentes llegaron hasta la zona donde confirmaron que en efecto una vivienda se encontraba soterrada, la cual dejó como saldo los dos menores fallecidos.

A los pequeños los identificaron como Jostin Gerardo Toro Martínez, de 8 años de edad, y Evis Samuel Cardona Corea, de apenas 11 meses.

catástrofe Eta
Lanchas eran insuficientes.

Además, los padres de los menores resultaron gravemente heridos, José Manuel Cardona Corea, de 22 años de edad, y María Denia Martínez Membreño, de 26 años.

Ese mismo día también se reportaron cuatro personas más que perdieron la vida en aldea Mayen de Cofradía, Cortés.

Los identificaron como Midencio Rivera, de 60 años, Rosa Pineda, de 48, Toribio López, de 95, y Erin Pineda, de 8 años de edad.

De acuerdo con las autoridades, a esas personas les habían solicitado desalojar el lugar por encontrarse en zona de riesgo, pero no quisieron hacerlo.

Rescates a flor de piel 

Los rescates de personas atrapadas por las inundaciones continuaban, ese fue el caso de una familia de Santa Bárbara. Ellos quedaron atrapados en una pequeña porción de tierra rodeada por las imponentes aguas del río local. Sin embargo, cuando pensaban que todo estaba perdido vieron una luz de esperanza.

catástrofe Eta
Personas que huyen de las zonas de inundación.

Hasta el lugar llegaron elementos de la Fuerza Aérea de Estados Unidos para rescatarlos. Un video que difundieron a través de las redes sociales mostró cómo el helicóptero UH-60 Blackhawk bajó al terreno de forma muy cuidadosa y rescató a la familia.

Todo Honduras estaba bajo alerta roja por los estragos que generaba Eta. De acuerdo con datos del Centro de Estudios Atmosféricos, Oceanográficos y Sísmicos (Cenaos) de la Secretaría de Gestión de Riesgo y Contingencias Nacionales (Copeco), las lluvias -del 31 de octubre al 7 de noviembre- dejaron 626.67 milímetros de acumulados máximos, solo en El Progreso, Yoro.


Nota para nuestros lectores:

🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp. Haga clic en el enlace: https://bit.ly/2Z2UF3j.

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido