«Estamos solos»: Eta agrava situación de más de 100 mil productores de café

295
productores de café Eta Honduras
Cada vez, la situación se torna más crítica para los cafetaleros en Honduras. Señalan que siguen abandonados, y ahora están perdiendo sus cosechas por la falta de acción de las autoridades.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Los productores de café, abandonados desde antaño, enfrentan un escenario crítico en plena cosecha, pues el fenómeno tropical «Eta» destruyó varias carreteras, rompiendo la cadena logística.

Además, se suma la imposibilidad, en algunos casos, de acceder a las fincas para efectuar el corte del grano. Según la estimación de Dagoberto Suazo, dirigente del rubro, el perjuicio es contra más de 100 mil cafetaleros.

Suazo también indicó que la pérdida de los granos es en 10 departamentos; sin embargo, los más dañados son Yoro, Copán y El Paraíso.

Nota relacionada – Cafetaleros en zozobra: Huracán ETA los dejará con pérdidas e incomunicados

Cafetaleros: maniatados, sin alternativas o apoyo

Fredy Pastrana, histórico representante del sector y productor del grano aromático, confesó a Diario TIEMPO Digital que cada vez son más las llamadas y mensajes de auxilio que recibe de su gente.

«Cuando está el problema (Eta), la gente se preocupa por su vida; es lógico. Pero, en los días posteriores, empieza a caer en la realidad de lo que viene», comenzó diciendo el entrevistado.

Seguido, explicó que muchos corteros no pueden pasar, están completamente incomunicados; no hay forma de que lleven el producto a vender. Otros no pueden llegar ni al área de corte, por lo que no hay siquiera la posibilidad de contar con personal humano para la faena.

Pastrana aseveró a TIEMPO que lo anterior deriva en otra problemática: dado que el café es como cualquier otro producto perecedero, «de un día para otro, se daña», acotó.

Nadie responde, nadie actúa

Los implicados se remiten a su infortunio, pues no reciben ayuda. Pastrana afirmó que los cafetaleros de El Paraíso han tratado de hablar con las autoridades, pero no reciben respuesta alguna.

Incluso, Pastrana comentó que, de un momento a otro, despojaron a la Inversión Estratégica de Honduras (INVEST-H) de la administración de las carreteras de la zona. Se pasó la tarea a la tarea a la Secretaría de Infraestructura y Servicios Públicos (INSEP).

Empero, lamentó que ni los ejecutivos de INVEST-H o el titular de INSEP, Roberto Pineda, contestan. «No hallamos con quién hablar», aquejó.

TIEMPO conoció que, hace poco más de un mes, el tres de octubre, Guillermo Ponce, gerente técnico de la Unidad de Gestión Estatal, envió un cuadro a los cafetaleros con las obras que estarían realizando.

Sin embargo, en el mismo nada más se muestra un listado de los tramos y cuántos kilómetros tiene cada uno. No tiene una fecha de inicio de los trabajos o un fondo asignado.

En virtud de lo anterior, Pastrana dijo que la proposición de INVEST-H no les convence y así se lo expresó a Ponce. No obstante, el funcionario no volvió a contestarle las comunicaciones.

TIEMPO tuvo acceso a la distribución que planteó INVEST-H para reparar los tramos carreteros en El Paraíso. Mas, los cafetaleros creen que esos datos no significan nada por sí solos.

Una solución accesible

«Del gobierno nadie nos escucha. Al final, sentimos que estamos solos. Pareciera que les molesta que uno les mande fotos, videos y mensajes de la gente, de la situación, para que miren que no es invento de uno», expresó Pastrana.

Según su apunte, nada más se necesitan un máximo de 20 mil lempiras para arreglar un paso a manera de que quede, siquiera, transitable. Aseguró que ese dinero es suficiente para el uso de retroexcavadoras, volquetas y algún tractor. «No es cuestión de millones», sentenció.

Lea: Cafetaleros salen de «dictadura» y el IHCAFÉ los deja huérfanos en plena crisis

Resignados

Ya que están a la deriva, sin ser escuchados, Pastrana lamentó que lo único que les queda a los cafetaleros es hacer público su descontento, ya que no pueden quedarse callados ante la inoperancia de los responsables.

«No queda más que echarle ganas y visibilizar el problema. La gente se alegra por lo menos cuando ve que se hizo público su problema. Los otros, se enojan de que uno diga la verdad«, concluyó.


🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn