En Omoa, Cortés: Muere ahogada una estudiante de sexto grado

Imagen en vida de la joven que perdió la vida durante excursión de escuela

0
659
estudiante ahogada en Omoa
Imagen en vida de la joven que perdió la vida durante excursión de escuela

OMOA, CORTÉS. Una joven estudiante murió por ahogamiento en las últimas horas luego de ir a una excursión de sexto grado de su escuela, con destino a Río Coto, en la zona norte de Honduras.

La ahora occisa respondía al nombre de Nathalia Iveth García Bueso, de 11 años de edad, residente en la Colonia Monteverde, municipio de Choloma.

Tras enterarse del suceso, la menor fue llevada en una patrulla donde viven los parientes para su correspondiente velorio y posterior entierro. De momento no se ha informado cómo fue que ocurrió todo, pues serán las autoridades las que indaguen en el caso y deduzcan las responsabilidades en caso de haber terceros.

Varios conocidos llegaron a la vivienda de la familia donde yacía el cuerpo de la menor

ANTECEDENTE

En agosto de 2015, dos hermanitos salieron de la vecindad gritando de alegría, se dirigían hacia el bus que los transportaría hacia el sector de Omoa junto con otros excursionistas, que también iban emocionados, a bañar y a ver un partido de fútbol entre dos
equipos de mujeres.

En la comunidad de Puente Alto, municipio de Puerto Cortés, los vecinos recordaron con una mezcla de dolor y cariño a los hermanitos Osvin Moisés, de seis años, y Nancy Arely Zaldívar Garmendia, de siete, quienes regresaron muertos por ahogamiento de aquel trágico paseo.

El hombre había prometido al niño comprarle un bus de juguete como el que él manejaba en una empresa de transporte que cubre la ruta entre San Pedro Sula y Puerto Cortés.
Sus obligaciones no le permitieron acompañar ese domingo a los niños. Se los encargó a Xiomara Barahona, una vecina que los cuidaba como si fueran hijos suyos cuando el padre estaba frente al volante.

Pero la muerte se los arrebató en un abrir y cerrar de ojos, cuando disfrutaban de un baño vespertino en las aguas del río Manchaguala de aquel sector.

DRAMA POR MUERTE DE NIÑOS

Como a las nueve de la mañana, la unidad repleta de alborozados excursionistas partió del campo de fútbol de Puente Alto. Entre ellos iban las integrantes del equipo América dispuestas a vencer a las contendientes del otro cuadro que las esperaba en aquel sector de Omoa.

Las risas y las pláticas se mezclaban con la música que sonaba en la radio a volumen moderado, mientras el bus avanzaba hacia su destino. “Los niños viajaban en los asientos de adelante, por eso no los volví a ver después que se subieron”, dijo el joven Edwin Wilfredo Laínez, del equipo de varones, que esta vez no jugaría, por eso iba como espectador.

Hasta su casa, ubicada al final de un empinado camino de cemento, había llegado el dueño del equipo a pedirle que no fuera a faltar, como si presintiera que el muchacho no estaba muy animado, pero al fin aceptó. Algunos de los viajeros llevaban sus “burras”, las que iban devorando en el trayecto, mientras otros comieron al llegar al lugar del paseo en una venta
instalada por una de las mismas excursionistas.

ANGUSTIA

Las jugadoras se tomaron su tiempo para ponerse sus uniformes y dirigirse al campo de juego. Perdieron uno a cero contra el equipo local, pero eso no hizo decaer los ánimos, pues la motivación mayor parecía ser el baño en el Manchaguala, que desemboca en la bahía de Omoa.

Una de las futbolistas dijo que tuvieron un receso antes de meterse al agua, tomando en cuenta que puede ser dañino para el organismo bañarse después de agitarse y de comer.
Algunos de los excursionistas como Edwin optaron por quedarse solo viendo desde la rivera porque le tienen miedo al agua.

HERMANITOS AHOGADOS

Los niños, como otros que tampoco sabían nadar, decidieron quedarse en la parte poco profunda del río, pero sucedió algo inesperado. Unos caballos se metieron al agua y hasta se defecaron, provocando que los bañistas se salieran alborotados, pero los niños en vez de buscar la orilla se fueron más adentro.

Fue entonces que sucumbieron al caer en una poza y comenzó la angustia que ensombreció el paseo. Como a los veinte minutos lograron sacarlos con la ayuda de nativos del lugar, pero ya tenían la languidez de la muerte.

Los restos de los pequeños descansan en el cementerio de la vecina comunidad de Baracoa. Entre las flores que adornan la tumba hay una gatita de juguete que Osvin Moisés nunca soltaba.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here