«Estamos en calamidad», denuncian locatarios de negocios en la UNAH

570
Unah
Unos cien negocios funcionaban al interior de la UNAH, según informaron los locatarios.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Ante la paralización de clases presenciales en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) por COVID-19, locatarios con negocios dentro del recinto, se declararon en «calamidad doméstica» ante la falta de ingresos.

Así lo expuso Marlon Samayoa, uno de los afectados con las medidas adoptadas ante la pandemia que afecta a la población hondureña desde el pasado 16 de marzo, día en que se decretó el toque de queda en Honduras.

«Nos sentimos en calamidad, estamos mal emocional y psicológicamente. Sabemos que toda la población hondureña también está atravesando esta situación», dijo Samayoa.

«Nosotros como locatarios de la UNAH suplicamos a las autoridades universitarias que se comuniquen con nosotros para dialogar y ver de qué forma nos pueden ayudar», continuó diciendo el afectado.

Además, pidió ayuda al Congreso Nacional a través de los diputados, «porque ellos tienen la capacidad de decidir ayudar a este sector”, argumentó el entrevistado.

Lea también – TGU: Más de 70 negocios sancionados por abrir en toque de queda

Exigencias también las dirigen al Gobierno

Por otro lado, los afectados también solicitaron ayuda al Gobierno Central. Argumentan que las famosas bolsas solidarias, que se suponía llegarían a todas las familias hondureñas durante la pandemia, aún no benefician a ese sector.

«Al Gobierno le decimos que no hay bolsas solidarias, no tenemos comida en nuestras casas. No podemos pagar los servicios públicos, entonces por eso lo hacemos el llamado», agregó Samayo.

Sumado a ese clamor, Josué, otro de los locatarios, detalló que son unos cien negocios los que están al interior de la UNAH. Y, en cada uno de ellos hay cuatro familias que están dejando de percibir ingresos a causa del cierre del alma máter.

«A nosotros nos han dado la espalda hasta los bancos porque dicen que no hay préstamos», denunció Josué. Entonces, «pedimos a través del Gobierno que nos ayude con los bancos porque tampoco hemos podido pagar los préstamos que ya habíamos adquirido», apuntó.

Es oportuno mencionar que, según dijo uno de los afectados, el alquiler de unos negocios, como el de fotocopiadoras ronda en 8 mil lempiras, sin embargo, los puestos de comida superan esa cifra.


🔹 Suscríbete gratis a más información sobre el #COVID-19 en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: bit.ly/whatsapptiempo