«Siento que es inocente»: esposo de mujer condenada por matar a sus dos hijos

261
esposo de mujer condenada por matar hijos
Los menores tenían nueve y 10 años.

INTIBUCÁ, HONDURAS. Santos Ventura Muñóz, esposo de la mujer que fue condenada a 30 años de cárcel por matar a sus dos hijos, manifestó que no cree que su cónyuge haya hecho, y por tanto, confiaba en que saldría en libertad.

Santos Ventura Muñoz, quien está en Monterrey, México llamó al canal Hable como Habla (HCH) para aclarar que desconocía de dónde salió la noticia de que, supuestamente, luego de una pelea con él, su esposa mató a los menores.

Lea también: A 30 años de cárcel condenan a mujer que mató a sus dos hijos de Intibucá

«Ese día 25 de febrero yo hablé con ella a las 6 de la tarde y en ningún momento nosotros discutimos. Yo la llamé de aquí de México, y yo con ella no tuve ningún problema», aseguró.

Indicó que al momento que estaba realizando la llamada, junto a él estaba uno de los hermanos de Thelma Domínguez Morales.

Thelma Domínguez Morales.

Al momento de ser cuestionado sobre por qué se fue de la casa, él respondió que iba como todos los demás hondureños, en busca del «sueño americano».

Contó que salió de Honduras el 13 de enero y llegó a Monterrey hasta el 11 de febrero. «En ningún momento salí peleado con ella, me fue a dejar al autobús, platicamos, traíamos planes», sostuvo.

Habló con ella cuando la detuvieron

El hondureño manifestó que tuvo una conversación con su esposa el día que la detuvieron en Intibucá. Durante la plática, ella le dijo que «no había matado a sus hijos».

Santos Muñoz se enteró de la condena de 30 años contra su esposa, pero, aún así, «siento en mi corazón que ella es inocente. Tengo la fe en Dios que ella va a salir», ratificó.

Los menores respondían a los nombres de Edil Okely, de 9 años de edadk, y Estibin Muñoz Domínguez, de 10 años. Ambos murieron el 26 de febrero en el Hospital Enrique Aguilar Cerrato de La Esperanza, Intibucá.

Menores fallecidos.

Uno de los niños falleció en el trayecto, mientras que, el otro, pereció tras confesar que su madre les había dado un churro y una pastilla de curar frijoles. La mujer deberá cumplir sentencia en el Centro Penal de Marcala, La Paz.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: http://bit.ly/2LotFF0.