BARCELONA — El Espanyol, atrapado en una espiral dramática de resultados en la que apenas ha sumado 3 de los últimos 30 puntos disputados en la Liga y en tres meses ha pasado de pelear por el liderato a mirar con temor el descenso, dio un golpe de efecto en el mercado de invierno, fichando a Wu Lei, futbolista absolutamente desconocido en España pero que llega a Barcelona catalogado como máximo goleador de China, su país de origen.

El fichaje del delantero, que cuenta con el beneplácito del área deportiva aunque se entiende una proposición directa de la propiedad del club, no está sin embargo exento de polémica puesto que si fue presentado como un colaborador de Borja Iglesias para paliar la poca capacidad anotadora del Espanyol, llegaría, según diversos informes, lesionado a Barcelona, sospechándose que tuviera que pasar por el quirófano y pudiera estar hasta tres meses de baja.

Wu Lei, de 27 años, procede del Shangai SIPG, y jugará lo que resta de esta temporada y las tres próximas en el club periquito, al que se incorpora por expreso deseo del máximo accionista, Chen Yansheng, quien intenta con esta operación extender la popularidad del Espanyol en el mercado chino, donde Wu Lei es una auténtica celebridad.

Autor de 77 goles en las tres últimas campañas, los 27 que anotó en 2018 le sirvieron a su equipo para romper el dominio ejercido por el Guangzhou Evergrande, campeón los siete años previos y conquistar la Super Liga por primera vez en su historia, convirtiéndose el nuevo jugador periquito en el mejor futbolista y máximo realizador del torneo.

LESIÓN

Su debut en el equipo de Rubi, sin embargo, podría demorarse más de lo deseado puesto que de acuerdo a reportes de la prensa china Wu Lei sufrió una rotura de la articulación acromioclavicular durante la disputa de la Copa de Asia con su selección.

De esta manera, tras firmar contrato y ser presentado este martes el delantero chino se desplazaría a Alemania para pasar consulta con un médico de aquel país y decidir si se opera o sigue tratándose con analgésicos e infiltraciones, tal y como hizo durante el campeonato asiático. En el peor de los casos, si fuera intervenido, Wu Lei estaría apartado de los campos unos tres meses.

APUESTA

De acuerdo a una fuente del Espanyol, Wu Lei no era un desconocido para el área deportiva del club, que le llevaba siguiendo desde hace más de un año y convino con los ejecutivos el fichaje, tras constatar las propuestas que recibió su club de origen desde Inglaterra y Alemania.

El nuevo delantero blanquiazul será el segundo futbolista chino que toma parte en LaLiga, tres años después del anecdótico paso de Zhang Chengdong por las filas del Rayo Vallecano, con el que apenas disputó nueve minutos en la jornada 17 de la temporada 2015-16 frente al Atlético de Madrid.

Cedido por el Beijing Gouan, Zhang Chengdong solamente permaneció media temporada en el club vallecano, regresando a su país en enero de 2016 y después de haber pasado sin más trascendencia por las filas del Leiria y Beira Mar portugueses y Eintracht Braunschweig de Alemania.

Wu Lei, sin embargo, aterriza en LaLiga avalado por un evidente prestigio en China, donde es considerado una estrella y provocando que su fichaje por el Espanyol catapulte la popularidad del club blanquiazul en el país asiático.