Escándalo México-Panamá: «Hay que jugar de nuevo y echar al árbitro», Maradona

262

El polémico partido de semifinales de la Copa de Oro entre México y Panamá sigue generando repercusión y declaraciones cruzadas. Esta vez, el que se sumó a las críticas hacia el árbitro norteamericano Mark Geiger, quien cobró dos penales dudosos en favor de México, fue Diego Armando Maradona.

El ex entrenador de la Selección Argentina se manifestó a través de su cuenta de Facebook y, además de lamentar lo ocurrido, se solidarizó con el combinado panameño y pidió que el partido se vuelva a jugar. «Me solidarizo con los jugadores de Panamá. El partido debería volver a jugarse y deberían echar al árbitro», declaró Diego, apuntando contra el juez estadounidense por sus malas decisiones en el partido de semifinales de la Copa de Oro.

Se acercaba el final del partido y Panamá derrotaba a México por 1-0. En la final esperaba Jamaica, que había eliminado al local, Estados Unidos. Sin embargo, en los últimos minutos, Geiger cobró una mano inexistente en el área panameña y le otorgó un penal a México, que igualó el partido a través de Guardado. Luego, en el alarge, y después de un escándalo en el que los jugadores de Panamá amenazaron con abandonar la cancha, el árbitro volvió a cobrar un penal más que dudoso para que la Selección de Miguel Herrera diera vuelta el resultado y se clasificara a la final.

El episodio le dio la oportunidad a Maradona de quejarse por la falta de transparencia en el fútbol y lo comparó con el recordado duelo entre Argentina y Alemania, que tuvo al árbitro Edgardo Codesal como principal protagonista: «La transparencia sigue brillando por su ausencia desde el Mundial de Italia 1990, donde el mexicano Codesal nos robó a todos los argentinos».

El escándalo del final, los polémicos penales y la inscripción «Concacaf ladrones», que rezaba una bandera desplegada por los futbolistas panameños en el vestuario, son imágenes que perdurarán en el tiempo y que vuelven a poner a la transparencia en el centro de la escena.

 

Fuente