«Es un clásico de miedo, no vayas»: mamá de fallecido en el Estadio Nacional

367
fallecido en el Estadio Nacional
La madre de una de las víctimas del caos en Tegucigalpa exige justicia por la pérdida de hijo.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. La madre de Velis Antonio Baquedano, uno de los cuatro fallecidos el sábado anterior en las afueras del Estadio Nacional, relató la conversación que sostuvo con su hijo antes de que éste partiera hacia el coloso capitalino.

«Antes de que se fuera nos peleamos porque yo le dije que no quería que fuera al estadio, es un clásico de miedo y no sé, pero no quiero vayas», contó la inconsolable mujer. A su vez, su hijo le respondió «no mamá, yo me voy a ver a Motagua», recuerdó.

«Me duele lo que ha pasado y solo espero justicia en Dios, porque yo no soy nadie para juzgar, pero Dios va a hacer venganza de lo que pasa. Me han dejado destrozado mi corazón, solo le pido a Dios que me de fortaleza», continuó la acongojada mujer.

El joven de 27 años de edad era padre de dos niños y aficionado del Motagua. Su progenitora aseguró que él trabajaba y que siempre le decía que iba a cambiar.

«El trabajaba porque tenía sus dos bebés, y me decía que iba a cambiar. Yo oraba por él y le pedía a Dios que me lo cuidara, pero ese día las manos criminales lo tocaron», contó entre lágrimas.

Lea también: Crónica: el clásico nacional se vistió de luto, sangre, balas y gas

Exige justicia 

La señora, frente al ataúd de su vástago, exigió justicia. Además, ella reveló que cuando se dio cuenta de la lamentable noticia, se descontroló y rompió en llanto.

«Quiero justicia porque esto no se puede quedar así, no se puede quedar así lo de mi muchachito. No sé por qué murió. A mi otro hijo le dijeron que el tenía tres disparos a parte de la golpeada que le dieron, porque me le desfiguraron la cara. No me lo enseñaron porque yo estaba muy descontrolada», expresó.

«Le pido a las autoridades, al presidente, que no vayan a dejar impune esto ¡hagan algo!. Nunca me había tocado vivir esto y ahora comprendo a las madres que miran a sus hijos tirados. Solo Dios tiene derecho a quitar la vida», concluyó.