«Es un delito»: mascarillas de uso no-médico siguen llegando a hospitales

251
mascarillas defectuosas de copeco
Más de 40 personas del área de Salud han fallecido por COVID-19.

SAN PEDRO SULA, HONDURAS.  Aunque hace más de un mes se denunció que al personal de salud están entregándole mascarillas de uso no-médico, esos insumos «inservibles» continúan llegando a los hospitales de Honduras.

El Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) denunció que las mascarillas KN-95 adquiridas por el Comité Permanente de Contingencia (COPECO) en conjunto con Inversión Estratégica de Honduras (INVEST-H) no estaban certificadas para uso médico.

Lea también: Médicos sobre mascarillas de COPECO: «Nos están llevando a la muerte»

Entre los proveedores de COPECO, se encuentran tres empresas: City Comercial, Puerto Libre Internacional y Sociedad Mercantil Inversiones y Equipos. Mientras que, para INVEST-H, la empresa encargada fue comercial Marrywow.

Carlos Cordero, ministro de COPECO, salió en defensa de la compra asegurando que las mascarillas KN-95 sí estaban autorizadas. Sin embargo, solo se las estaban proporcionando al personal que tiene menos contacto con los pacientes.

Médicos se pronuncian

Tras salir a luz el escándalo, el infectólogo Tito Alvarado, y Samuel Santos, vicepresidente del Colegio Médico de Honduras (CMH) se pronunciaron.

Alvarado se refirió al tema como una desgracia pues es una compra inservible que no protege a los médicos.

El vicepresidente Samuel Santos, dijo por su parte que, las autoridades hondureñas podrían ser las causantes de la muerte de miembros del personal de salud, al darles equipo no apto para la protección contra el COVID-19.

«Es un delito», dice Umaña

Ante esta interrogante, Carlos Umaña, presidente de la Asociación de Médicos en la zona norte, dijo que el personal considera la compra de estas mascarillas de uso no-médico, como “un delito”.

Lea también – Por centrarse en SPS y TGU, se descuidaron hospitales rurales: Carlos Umaña

Puesto que no brindan la protección adecuada y arriesgan la vida de muchos médicos de primera línea. Es por ello que siguen exigiendo una investigación exhaustiva para que se les deduzcan la responsabilidad a las personas que adquirieron las mascarillas.

Agregó que muchos de los contagios del personal de Salud son a causa del equipo defectuoso que les han dado. Por lo cual piden la eliminación de las mascarillas KN-95.

Y a pesar de que se conoce que son útiles, las siguen enviando a los hospitales de área regionales y triajes. «No puede protegerse la población de enfermería y médica con mascarillas KN-95, necesitan ser N95 con certificación NIOSH, para que podamos dar soluciones y no se contamine el personal», reiteró Umaña.

Igualmente, para finalizar indicó que la pandemia se está trasladando al área rural, y en muchos hospitales ya se encuentran saturados.


🔹 Suscríbete gratis a más información sobre #COVID19 en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn