Un equipo de la tercera división italiana tuvo un día para el olvido al perder 20-0 tras sólo alinear a siete jugadores, todos ellos adolescentes.

Pro Piacenza, que tiene problemas financieros, ya había perdido tres partidos por no presentarse. Además no jugar un cuarto el domingo habría sido expulsado de la Serie C.

“Lo que pasó en Cuneo con Pro Piacenza es un insulto para el deporte y sus principios fundamentales”. Así dijo el presidente de la federación italiana de fútbol, Gabriele Gravina.

El equipo apareció en Cuneo con sólo siete jugadores, el mínimo requerido para poder jugar. Todos tenían entre 16 y 19 años; con el capitán Nicola Cirigliano enlistado como entrenador.

Cuneo ganaba 16-0 al medio tiempo.

“Nuestra responsabilidad es proteger a los aficionados … la credibilidad de nuestros campeonatos”, añadió Gravina. Aseguró que el “que acabamos de presenciar, en contra de nuestra voluntad, será la última farsa”. ap