El epicentro del COVID-19 en Honduras, ¿qué falló en Villanueva?

1325
covid-19 en honduras
Walter Perdomo, alcalde de Villanueva, contó a Diario Tiempo Digital la problemática del municipio.

CORTÉS, HONDURAS. ¿Falló el cerco sanitario?, consultó Diario Tiempo Digital a Walter Perdomo, alcalde de Villanueva; con claridad explicó un panorama de limitaciones, manejo erróneo de los casos y un Sistema de Salud que pasa la cuenta en el peor momento de la historia, convirtiendo al municipio en el epicentro del COVID-19 en Honduras.

«No es eso», contestó el alcalde. En cambio recordó cuando confirmaron el primer caso de coronavirus, con más de 20 contactos, 4 de ellos dieron positivo. Y así, cada nuevo paciente contagiado, dependiendo de su movilidad, tiene contacto con un mínimo de 4 personas.

Contó que sabían que los casos irían «en escalada» por la cantidad de visitantes extranjeros; de España, Italia, Estados Unidos. Unos 35 llegaron a Villanueva cuando la pandemia empezaba al otro lado del mundo.

Limitaciones en Villanueva

El COVID-19 agarró a Villanueva «sin medidas sanitarias» y con limitaciones de salud pública. ¿Cómo controlar el cerco sanitario con algo que usted no está viendo o para lo que no está calificado?, cuestionó Perdomo.

Podría interesarle – Medidas extremas: Villanueva, en camino a la militarización por COVID-19

Hace dos semanas inició la Emergencia Sanitaria, y pese a ser el epicentro, hasta unos 4 o 5 días atrás la Secretaría de Salud contrató personal médico para apoyar en crisis.

Hay más personal, pero las deficiencias en técnica y logística siguen presentes. Pero no es el mayor problema, el lío radica, a criterio del alcalde, en las fallas del manejo y flujo de la información sobre los casos.

¿Cómo se manejan los casos?

«No hay flujo de información efectivo, eficiente, de inmediato, que permita el control de los cercos, de la línea epidemiológica», añadió y explicó que en Villanueva debe haber diagnósticos laboratoriales para dar un seguimiento al caso.

Han detectado unos seis pacientes, pero para confirmarlo toman muestras y se envía al Laboratorio Nacional de Virología que no se da abasto con tantas pruebas. Los resultados tardan en llegar y ahí ya el paciente tuvo sus contactos.

Debería haber un equipo encargado de la labor investigativa: ¿cuántos contactos tuvo?, ¿quiénes?, ¿dónde?, todas las preguntas para control epidemiológico.

Si el diagnóstico se hace local, se manda a casa a los contactos del caso confirmado, se les aisla y se mantiene el control. Pero en Villanueva hay una sola persona recopilando esa información y los resultados de las pruebas llegan tarde.

Para el alcalde Walter Perdomo debe existir transparencia de información en una pandemia como esta. Así como van los números, con más de 15 casos y dos fallecidos por COVID-19, dijo que no le extrañaría que el municipio alcance los 200 pacientes en poco tiempo.

Actualmente, en Villanueva tienen más de 30 casos sospechosos y no están haciéndoles prueba. El Laboratorio de Virología no puede con tanto, y no sucede solo en Honduras.

Sistema de Salud colapsado

Para concluir, otro de los puntos que Perdomo considera esencial es que en medio de la crisis por COVID-19 quieren solventar un Sistema de Salud colapsado. Los fondos destinados a la emergencia no llegan a los municipios afectados al tratar de reconstruirlo.

Honduras no debe endeudarse para crear un nuevo Sistema de Salud, sino contar con lo que tiene, opina Perdomo. Si ya se desembolsaron los fondos, entonces recomienda invertir en atención primaria o prevención que es: quedarse en casa.

Agregó que no es momento para construir nuevos hospitales sino para crear las condiciones para que los ciudadanos puedan evitar salir y exponerse al contagio; garantizar el alimento, el trabajo, los insumos médicos.

Si quieren invertir en el sistema, que destinen dinero para combatir la crisis de COVID-19 ahorita y guarden un poco para hacer eso después, sugirió el alcalde de Villanueva.