Kelsey David, artista hondureño: «el ejemplo más grande es el de casa»

Actualmente, Kelsey David es el coordinador cultural y de extensiones artísticas en Municipalidad de San Pedro Sula.

2108
kelsey david
Cantante, actor, bailarín y además un hombre de valores.

Talentoso, optimista, extrovertido y de valores, así es Kelsey David, el reconocido artista sampedrano que ha encantado a más de una persona con su voz, sus pasos de baile y habilidades de actuación.

Con apenas 25 años de edad, Kelsey ha tenido una larga trayectoria artística, la cual ha impactado la vida de muchos. Sus ideales y formas de pensar lo hacen destacar del resto y con su amabilidad gana el cariño de todos.

En entrevista exclusiva con Diario Tiempo Digital, nos cuenta sobre las personas claves en su vida. Asimismo cómo ha crecido artísticamente y qué espera lograr en el futuro.

Además nos deja clara su postura ante las diferentes autoridades de Honduras y explica de qué forma contrarrestaría los diferentes problemas que afronta la sociedad actualmente. A continuación, las respuestas de Kelsey David.

Entrevista con Kelsey David

  1. ¿Quién es Kelsey David?

Bueno, soy alguien alegre, entusiasta, honesto, leal, servicial, buen amigo, tolerante, audaz, innovador, motivador, visionario, enojado en ocasiones, responsable, justo y amante de los animales. Me gustan las cosas bien hechas, cristiano, accesible, de muchas palabras y fielmente trabajador.

  1. ¿Cómo fue la infancia de Kelsey David?

Recuerdo que fue muy bonita. De hecho tengo memoria de los gratos momentos familiares, los cumpleaños a lo grande, regalos de navidad y la unidad entre todos.

  1. Usted es bastante conocido en el mundo artístico y mediático del país, ¿cómo llega a tener ese reconocimiento?

Puedo justificar eso en hacer bien mi trabajo, el apoyo a los demás sin esperar nada a cambio, el buen uso de los talentos a disposición de otros y el kilómetro extra en todo. Partiendo de eso la gente te ve, te involucra, te agradece…el reconocimiento viene de Dios como una muestra de agradecimiento.

  1. ¿Cuándo se interesa Kelsey por el arte?, ¿cómo son sus inicios?

Cuando era niño me gustaba mucho la actuación. De hecho comencé en las obras de teatro de la iglesia a la que asisto y también en los “Tú Puedes”, cantando las famosas canciones del cantante Rabito. También recuerdo mi primer cuadro (pintura que aún conservo) hecha en una superficie de cartón, sin olvidar que hacía ciudades de cartón.

Kelsey es amante del arte y encuentra la pasión en cada cosa que hace.
Kelsey es amante del arte y encuentra la pasión en cada cosa que hace.
  1. Kelsey es un hombre multifacético, ¿cuáles son los talentos que lo hacen destacar?

Afortunadamente Dios me mandó con el hemisferio derecho más desarrollado, nunca he tenido problema en practicar una disciplina del arte. Disfrutaba mis tiempos de bailarín de africano, contemporáneo, y algunas cosas básicas en el tap mientras estuve en CCDANZA.

Pinté alrededor de unos 23 cuadros, algunos los conservo y otros los he regalado. No me dedico a la pintura si no que sigo leyendo sobre ello para conocimiento general. Ya son varias la obras de teatro en las que he participado y en los últimos años como actor del Círculo Teatral Sampedrano. En el colegio aprendí el violín, la guitarra y el piano, pero tampoco me dedico a estos instrumentos y sólo hago uso de una de mis mayores bendiciones, mi voz.

  1. ¿Cuál es el artista favorito de Kelsey?

Tengo varios y posiblemente uno en cada disciplina, pero te lo resumo en lo que más disfruto escuchar: Andrea Bocelli, y leer las letras de las canciones del el recordado Guillermo Anderson.

  1. ¿Qué institución o personas sirvieron para adentrarse en el mundo artístico?

Primero lo primero, mis padres: mi madre con su habilidad en el manejo y creaciones con el cabello. Siempre lo admiré. Mi padre cuando se desvelaba dibujando para mis tareas (mientras yo dormía) y ansiaba levantarme y ver el trabajo final. Luego he podido estar en varios grupos artísticos pero uno de los más es el Centro Cultural Sampedrano, sin duda alguna una escuela para el despertar y amor por el arte.

En el camino uno va encontrando personas que son de bendición, como mi actual jefe Marco Rietti, la Sra. Elisa Pineda, la promotora Ester Amaya, el pianista Nimrod Rodríguez y el auténtico Don Chico Saybe.

  1. Estuvo en el Cultural Sampedrano, ¿qué tal la experiencia?, ¿cuál es la parte que más valoró en su paso por este lugar?

Este lugar fue una gran escuela y un gran abanico de oportunidades. Dentro de los 4 años logré aprender, conocer y despertar mi pasión por la gestión, el apoyo al individuo-creador, y el sumergirme en esta larga e incomprensible carrera del arte que tanto disfruto. La parte que más valoré allí fue el conocer personas de todas partes del mundo a través de oportunidades exteriores que uno mismo por su perseverancia las obtiene. También el hacer amigos con un mismo sentir, los artistas.

  1. Yo le miraba comentarios algo molesto e indignado porque, aunque se realizaban actividades gratuitas, las personas no asistían. ¿Los hondureños son pocos para el arte o es cuestión de cultura?

Recuerdo una publicación que hice hace varios meses mientras estaba en mi antiguo trabajo sobre la poca asistencia a los eventos. Como gestor uno se prepara con propuestas nuevas y atractivas para el público, la cultura también es como la educación, gradual y entre más proponemos, más exigimos que las personas consuman nuestros productos artísticos culturales.